Definición de aceptacion de herencia  



    Es el acto por el cual el heredero testamentario o ab intestato manifiesta su voluntad de suceder con los derechos y deberes inherentes a ello. Para que surta efectos la aceptación de herencia, se requiere formularla después de abierta la sucesión del causante; la formulada previamente no surte efecto legal alguno. La aceptación debe ser hecha por heredero que tenga derecho a serlo, bien por voluntad del de cujus o por disposición de la ley.
    La aceptación pura y simple puede ser hecha de manera expresa o tácita. La primera consta en documento público o privado; y la segunda procede de actos inequívocos de que es la voluntad aceptar la herencia; entre los cuales destacan los que no habrían sido hechos o ejecutados sino en calidad de tal heredero, como el disponer de loe bienes de la sucesión.
    Aceptada la herencia, el heredero se subroga en los derechos y obligaciones del difunto, ocupa 5U lugar. Si la aceptación se ha hecho a beneficio de Inventario, el heredero no está obligado sino hasta donde alcancen los bienes dejados por el causante, y no responde con su propio patrimonio de las obligaciones dejadas por éste. En la aceptación pura y simple se opera confusión de patrimonios. , Los principios fundamentales sobre aceptación de herencia son:
    a) Capacidad. Unicamente quienes poseen capacidad para disponer de sus bienes, la tienen para aceptar la herencia. La mujer casada y los menores sólo pueden aceptar la herencia a beneficio de inventario. Los incapaces deben aceptar la herencia por medio de sus representantes legales.
    b) Libertad y limitaciones. La aceptación de herencia es acto enteramente libre y espontáneo. Siendo varios los herederos, unos pueden aceptarla y otros repudiarla, lo mismo pura y simplemente que a beneficio de inventario.
    e) Transmisibilidád del derecho. El heredero que muere fin aceptar ni repudiar la herencia transmite a los suyos el derecho que él tenía.
    d) Efectos. La aceptación de herencia se retrotrae al mismo momento de la muerte del causante de la sucesión, sin intervalo de tiempo alguno. En la aceptación pura y simple, como se ha dicho, el heredero, al hacer suyos los bienes de la herencia, responde de las cargas que pesen sobre la misma, y no sólo con los bienes de ella, sino también con los suyos propios; mientras que, en la aceptación a beneficio de inventario, su responsabilidad no se extiende más allá de donde alcancen los bienes de la herencia; y conserva, además, todos los derechos y acciones que tuviera contra el causante de la misma. e) Sus caracteres, lo Ser posterior a la muerte del causante; pues cualquier aceptación o repudación anterior adolece del vicio o nulidad legal que pro- hibe los contratos y otros actos sobre la herencia futura; 2v es acto irrevocable» y sólo cabe impugnarla cuando adolezca de algún defecto en el consentimiento o aparezca un testamento desconocido y válido: aun así, el art. 334ff del Cód. Civ. arg. permite retractarse de la renuncia mientras terceros no hayan adquirido derechos sobre los bienes hereditarios, y en especial los coherederos; y esto por aplicación de la teoría general del abandono y del arrepentimiento del mismo; es indivisible, no cabe aceptar parte pura y simplemente y parte a beneficio de inventario; ni condicionalmente, ni a plazo, ni menos en parte.
    Contra el principio de que la aceptación es acto enteramente libre, está la aceptación forzosa o la declaración legal de ser heredero puro y simple. En el Cód. Civ. esp. existen estos casos: 1? cuando los herederos sustraigan u oculten efectos de la herencia, en que pierden la facultad de renunciarla, y quedan como herederos puros y simples (art. 1.002); 2v cuando un tercero inste en juicio la aceptación o repudiación, y transcurra el plazo señalado por el juez, nunca superior a 30 días, para que el nombrado sucesor, o quien lo sea por ley, haga su declaración, con apercibimiento de que, si no lo hace, se tendrá por aceptada (art. 1.005); donde se aplica que quien calla, otorga; 39 a favor de los acreedores, si el heredero la repudia de mala fe en perjuicio de ellos (art. 1.001) ; aunque tal aceptación se limite a cubrir el importe de los créditos; porque el remanente, de haberlo, no pertenecerá al renunciante (que se aprovecharía de una especie de transmisión a beneficio de inventario, que no quiso hacer), sino que pasará a las personas que, a falta de él, deban heredar.
    Como normas especiales de aceptación hereditaria, el Cód. Civ. esp. establece que por los menores h incapaces puede aceptar el tutor, en cuyo caso se entenderá a beneficio de inventario/ o con aprobación del Consejo de familia, en cuyo supuesto puede ser pura y simple la aceptación (arts. 207, 269, n9 10fy 992). Sobre los hijos de familia sometidos a la patria potestad, aunque el texto legal guarda silencio, se ha resuelto que los padres no necesitan autorización judicial para aceptar o renunciar las herencias que a loa mismos se les hagan. Por los pobres, cuando se teste a favor de ellos genéricamente, aceptarán las personas indicadas por el testador para calificarlos y distribuir los bienes; o, si no, el alcalde, el juez municipal y el párroco, y se entenderá aceptada a beneficio de inventario (art. 992). Por las asociaciones, corporaciones y fundaciones pueden aceptar sus legítimos represéntantes; imposibilitados, por otra parte, de renunciar sin aprobación judicial (art. 993). Los establecimientos públicos, y en especial los de beneficencia e instrucción, necesitan aprobación del gobierno para aceptar o repudiar la sucesión (art. 994). La casada requiere autorización del marido o del juez; en cuyo caso quedan excluidos de responder por las deudas hereditarias los bienes ya existentes en la sociedad de gananciales (art. 995) : precepto muy censurado, aunque la divisoria sea lógica, ya que en los futuros —que sólo requieren el beneficio de inventario para quedar al amparo completo— tienen parcial contribución los frutos de los bienes heredados. Los sordomudos pueden aceptar y repudiar por sí, si saben leer y escribir; o por su tutor, si no saben lo uno ni lo otro, pero con beneficio de inventario si de aceptación es el caso (art. 996).
    En otros supuestos no considerados de manera concreta por la ley, la doctrina se inclina a que por los quebrados y concursados, dada su incapacidad para disponer de sus bienes y para administrarlos, pueden aceptar las síndicos en nombre y representación de la junta de acreedores; y deberá regirse por el criterio ya expuesto del art. 1.001. Por los expósitos aceptará a beneficio de inventario el jefe del establecimiento donde estén acogidos, siempre que sean menores de edad. Por el ausente, BUS COHEREDEROS^ cín perjuicio de los derechos del mismo si retorna o da noticias posteriores (art. 196); o los herederos del mismo si ya se ha declarado judicialmente su muerte, y procediera la representación. Cuando la institución sea a favor del alma del testador, la aceptación la hará el albacea, a beneficio de inventario; ya que el. gobernador civil y el obispo son encargados de distribuir los bienes, pero carecen de representación del causante. Sánchez Román considera como irrenunciable esta herencia.
    Concretando la aceptación tácita, el Cód. civ. cit. expone algunas normas, que no cierran el paso a otros actos que supongan necesariamente la voluntad de aceptar; y de los cuales quedan excluidos los actos de mera conservación o administración provisional; e incluso la enajenación de frutos sujetos al riesgo de estropearse o desmerecer. Se entiende aceptada la herencia: l9 si el heredero enajena, cede, vende o dona su derecho a un extraño o a alguno de sus coherederos o a todos ellos; 29 si renuncia, aunque sea gratuitamente, a favor de uno o más de sus herederos (cosa perfectamente lógica porque, para donar, ha de haberlo tenido * primero como suyo); 39 cuando la renuncia por precio a favor de todos sus coherederos; pero si la renúncia es gratuita y favorece a los que debería acrecer, no se entiende aceptada, porque el efecto es idéntico al de renuncia pura y simple, (v. los arts. 999 y 1.000 del cód. cit.) Se indican, entre otros actos que revelan la voluntad tácita de aceptar: proseguir las causas pendientes del causante; imponer gravámenes sobre inmuebles, ejercitar la acción de petición de herencia, pedir la partición hereditaria o la entrega de legados, habitar la casa del testador, si no era, la suya o la de residencia por temporadas, consumir los frutos, etcétera.
    Sobre el plazo de aceptación, existe un primer lapso de nueve días en que no cabe, por razones de duelo, pedir que el heredero acepte o renuncie, aun teniendo interés o derecho en la sucesión (art.
    1.4) . Luego, si en juicio se requiere tal emplazamiento, el juez puede señalar hasta 30 días (art.
    1.5) . De no haber instancias« debo entenderse que cabe aceptar mientras sea posible pedir la herencia; o sea, durante los 15 años de las acciones personales en general (art. 1.964); salvo tropezar con una prescripción consumada en lapso menor, y posible en materia de bienes muebles, e incluso en relación con los inmuebles cuando entre presentes haya buena fe y justo título. En el Cód. Civ. arg., el derecho de elegir entre la aceptación de la herencia o stí renuncia se pierde por el transcurso de 20 años desde que la sucesión se abra; aun reconocido el emplazamiento mensual que los interesados pueden hacer (arts. 3.313 y 3314).
    Acerca de la nulidad de la aceptación, el texto —
    Más Definiciones del Diccionario Latin


    Inicio >> Diccionario de derecho >> Palabras con la Letra a >> Más Definiciones del Diccionario Latin >> aceptacion de herencia
¿Mejoramos la definición?
Puntos: 1 (1 votos)





[*] Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet
[*] Jurisprudencia en Fallos judiciales

Tendencias:


  1. 264
  2. envidia
  3. kilombo
  4. diligencia
  5. farmacéutica
  6. calumnia
  7. chace
  8. especificidad
  9. epicentros
  10. exorcizar
  11. guardadores
  12. hurra
  13. privacidad
  14. asesino
  15. caducidad de fideicomiso
  16. crimen suspecti tutoris
  17. especificidad
  18. farmaceutica
  19. intuitu personae
  20. media diferencial

Diccionario online Español

Búsqueda por letra: A  -  B  -  C  -  D  -  E  -  F  -  G  -  H  -  I  -  J  -  K  -  L  -  M  -  N  -  O  -  P  -  Q  -  R  -  S  -  T  -  U  -  V  -  W  -  X  -  Y  -  Z

Búsqueda por Categoria:
  • Enciclopedia Escolar
  • Diccionario de Pedagogía
  • Diccionario de Educacion Especial
  • Diccionario de Gramática
  • Diccionario de Fonética
  • Diccionario de Tecnología
  • Diccionario de Computación
  • Diccionario de Linguística
  • Diccionario de Biografias
  • Buscar en el sitio:

    Síguenos en ...