Art. 255 del Codigo Civil y Comercial


    C.C.C. Comentado >> LIBRO PRIMERO - PARTE GENERAL >>
    TITULO III - Bienes >>
    CAPITULO 3 - Vivienda >
    << Art Anterior || Art Siguiente >>

    Desafectación y cancelación de la inscripción. La desafectación y la cancelación de la inscripción proceden: a) a solicitud del constituyente; si está casado o vive en unión convivencial inscripta se requiere el asentimiento del cónyuge o del conviviente; si éste se opone, falta, es incapaz o tiene capacidad restringida, la desafectación debe ser autorizada judicialmente; b) a solicitud de la mayoría de los herederos, si la constitución se dispuso por acto de última voluntad, excepto que medie disconformidad del cónyuge supérstite, del conviviente inscripto, o existan beneficiarios incapaces o con capacidad restringida, caso en el cual el juez debe resolver lo que sea más conveniente para el interés de éstos; c) a requerimiento de la mayoría de los condóminos computada en proporción a sus respectivas partes indivisas, con los mismos límites expresados en el inciso anterior; d) a instancia de cualquier interesado o de oficio, si no subsisten los recaudos previstos en este Capítulo, o fallecen el constituyente y todos los beneficiarios; e) en caso de expropiación, reivindicación o ejecución autorizada por este Capítulo, con los límites indicados en el artículo 249.

    I. Relación con el Código Civil. Fuentes del nuevo texto

    Esta temática no estaba regulada en el Código Civil. Fuentes: Proyecto de Código Civil de la República Argentina Unificado con el Código de Comercio (1998), art. 245.

    II. Comentario

    1. Generalidades La desafectación del inmueble es el acto por el cual se deja sin efecto la constitución, extinguiéndose las consecuencias legales del instituto. Naturalmente, debe asentarse en el Registro de la Propiedad Inmueble, lo que equivale a su cancelación: ella se da cuando se deja sin efecto el asiento registral de constitución. La enumeración de los supuestos de desafectación de este artículo es taxativa. La desafectación no debe confundirse con la inoponibilidad de la afectación, que se da cuando la inscripción mantiene plenamente sus derivaciones pero no produce efectos respecto de un acreedor específico por tener su deuda causa o título anterior a la afectación o, aun siendo posterior, se encuentra dentro de los casos de excepción que permiten igualmente el embargo y ejecución del inmueble en los términos del art. 249, a cuyo comentario nos remitimos. 2. Supuestos en que procede la desafectación 2.1. Inciso primero Este inciso determina que la desafectación puede ordenarse "a solicitud del constituyente; si está casado o vive en unión convivencial inscripta se requiere el asentimiento del cónyuge o del conviviente; si éste se opone, falta, es incapaz o tiene capacidad restringida, la desafectación debe ser autorizada judicialmente". Este apartado busca la protección de los beneficiarios frente al propietario, ya que sólo permite que pueda enajenar el inmueble si media conformidad del cónyuge o conviviente o, en su defecto, la autorización judicial supletoria a que hace referencia la última parte del inciso en comentario, que se diferencia con el art. 49 de la ley 14.394 en que en aquel sistema la autorización se daba por la autoridad de aplicación. La autorización supletoria se debe requerir cuando el cónyuge o conviviente la niega o falta, por ejemplo por estar ausente. La conformidad del cónyuge es necesaria para la desafectación independientemente de que el inmueble tenga carácter propio de quien lo afectó, o sea ganancial perteneciente a su masa de administración, conclusión que se deriva forzosamente de la circunstancia de que también sea requerida respecto del conviviente, quien por hipótesis no tiene ninguna participación en el dominio del inmueble ni integra sociedad alguna con el propietario. Si el cónyuge o conviviente presta conformidad con la desafectación, nada impide que en el mismo acto se efectúe la venta del inmueble, en cuyo caso ambos negocios se inscribirán en el registro de la propiedad por el procedimiento de tracto abreviado. Esta solución se encuentra avalada por el art. 16 de la ley 17.801, en cuanto dispone que "No será necesaria la previa inscripción o anotación, a los efectos de la continuidad del tracto con respecto al documento que se otorgue, en los siguientes casos:... d) Cuando se trate de instrumentaciones que se otorguen en forma simultánea y se refieran a negocios jurídicos que versen sobre el mismo inmueble, aunque en las respectivas autorizaciones hayan intervenido distintos funcionarios". Por último, cabe señalar que en principio no es procedente la desafectación parcial del inmueble porque atentaría contra el interés de los beneficiarios. 2.2. Inciso segundo Este inciso permite la desafectación "a solicitud de la mayoría de los herederos, si la constitución se dispuso por acto de última voluntad, excepto que medie disconformidad del cónyuge supérstite, del conviviente inscripto, o existan beneficiarios incapaces o con capacidad restringida, caso en el cual el juez debe resolver lo que sea más conveniente para el interés de éstos". Este apartado se refiere a la constitución testamentaria. El supuesto ordinario previsto es el de desafectación pedida por la mayoría de los herederos cuando no mediare oposición del cónyuge supérstite o del conviviente inscripto, ni hubiere herederos incapaces o con capacidad restringida. En tal hipótesis, la desafectación debe realizarse sin más trámite. Pero como la ley habla de "mayoría", y en caso de empate no la hay, en tal hipótesis la desafectación no será procedente. Si hubiere herederos incapaces o con capacidad restringida, "el juez debe resolver lo que sea más conveniente para el interés de éstos". Por último, si el cónyuge supérstite o el conviviente inscripto se opusieren, siempre será necesaria la autorización del juez para proceder a la desafectación. 2.3. Inciso tercero Este apartado determina que la desafectación puede efectuarse "a requerimiento de la mayoría de los condóminos computada en proporción a sus respectivas partes indivisas, con los mismos límites expresados en el inciso anterior". La solución es concordante con las normas generales en materia de división de la cosa común. 2.4. Inciso cuarto Determina este inciso que la desafectación será procedente "a instancia de cualquier interesado o de oficio, si no subsisten los recaudos previstos en este Capítulo, o fallecen el constituyente y todos los beneficiarios". Este apartado se refiere a la posibilidad de desafectar el inmueble cuando no "subsistieren" los requisitos de afectación, pero no hace referencia al supuesto en que ellos nunca se presentaron. Tal sería el caso del constituyente que designare beneficiarios a los parientes colaterales teniendo cónyuge, ascendientes o descendientes. En la hipótesis, no se trata de una desafectación sino de una nulidad, por lo menos parcial, de la afectación. En cuanto a la desafectación propiamente dicha, es decir dejando de lado el supuesto del párrafo anterior, cuando la ley indica "de oficio o a instancia de cualquier interesado", cabe interpretar que la desafectación pueden pedirla cualquiera de los beneficiarios, el constituyente o sus acreedores. Además, podrá hacerlo directamente la autoridad de aplicación. La no subsistencia de los requisitos de afectación puede presentarse en distintas hipótesis, por ejemplo cuando los beneficiarios son colaterales y dejan de convivir con el constituyente; o cuando tanto el constituyente como los beneficiarios dejan de habitar el bien de manera permanente. No procede la desafectación en los términos de este inciso, en cambio, por el mero divorcio de los cónyuges, hipótesis en que debe evaluarse la solicitud efectuada según las circunstancias del caso. De ello se deriva que la desafectación sólo procederá directamente si media conformidad entre los cónyuges divorciados; de existir desacuerdo, el conflicto debe ser resuelto judicialmente. Tampoco la liquidación de la sociedad conyugal permite la desafectación directa del inmueble. En este caso, podrá ser autorizada si mediaren causas suficientes y no se afectare el interés de los beneficiarios. 2.5. Inciso quinto Determina este inciso que procede la desafectación "en caso de expropiación, reivindicación o ejecución autorizada por este Capítulo, con los límites indicados en el art. 249". Los supuestos de expropiación, reivindicación y ejecución forzada se explican claramente porque en tales hipótesis cambia la titularidad de dominio del inmueble y ni el propietario ni los beneficiarios pueden continuar habitándolo. En estos casos la desafectación procede directamente al quedar firme la sentencia de expropiación o reivindicación y al ser aprobada la venta y ordenarse la entrega de la posesión al adquirente en caso de subasta judicial. En el supuesto de expropiación, prevalece la utilidad pública sobre la protección de la vivienda familiar. En la hipótesis de reivindicación, la sentencia determina que el constituyente no es propietario de la cosa, por lo que mal puede subsistir la afectación. Y en el caso de ejecución autorizada por el Código, el inmueble se saca del patrimonio del constituyente a través de una subasta judicial, debiendo entregarse al adquirente libre de gravámenes. La ley no prevé el supuesto de usucapión por un tercero, quizá porque el legislador consideró imposible que se dé tal extremo cuando el inmueble está afectado al régimen en estudio. Sin embargo, aunque improbable, el tópico puede presentarse, en cuyo caso la desafectación es admisible porque evidentemente no se habrá cumplido la exigencia de habitar el inmueble.

    III. Jurisprudencia

    La desafectación del bien de familia puede solicitarla "cualquier interesado" (art. 49, ley 14.394) inclusive los acreedores (CCiv. y Com. Rosario, sala 4a, 30/3/1987, JA, 1988-II-224). La desafectación del bien de familia, excepto el caso de haber sido constituido testamentariamente, se opera mediante la presentación ante la autoridad respectiva de la solicitud de cancelación, instrumentada administrativa, judicial o notarialmente, según las diversas reglamentaciones (CNCiv., sala F, 30/11/1987, JA, 1988-II-246). Es admisible la desafectación del bien de familia en el marco del juicio ejecutivo (CNCom., sala D, 16/7/1999, JA, 2000-II-81). La desafectación del régimen del bien de familia puede examinarse en el trámite del juicio ejecutivo si las partes no oponen objeción y puede resolverse como cuestión de puro derecho (CNCom., sala E, 7/12/1999, JA, 2001-II-76). No procede la desafectación del régimen del bien de familia dentro del trámite del juicio ejecutivo, fundado en los informes del Registro de la Propiedad Inmueble que el ejecutado es titular de dos inmuebles, ambos inscriptos como bien de familia, toda vez que se requiere un amplio debate y prueba (CNCiv., sala 1a, 8/4/1997).

    Comentario Infojus del Art. 255 del C.C.C.N

    El articulo-255, se relaciona con el/los artículo/s antiguamente en el Código Civil Velezano
    ¿ No encontraste lo que buscabas? : Haz tu pregunta en el Foro

    Si no encontró el comentario de este Articulo revise el siguiente art. : Art Siguiente >>


    Artículo actualizado vigente de la Republica Argentina
    Fecha de vigencia: apartir del 1 de Agosto del Año 2015
    Fuente de información: infojus: Fuente: Infojus Codigo Comentado
¿Mejoramos la definición?
Puntos: 0 (0 votos)





[*] Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet
[*] Jurisprudencia en Fallos judiciales

Tendencias:


  1. 2534
  2. 1020
  3. 1732
  4. 1734
  5. 1901
  6. 2233
  7. 2539
  8. daño no patrimonial
  9. art 1593
  10. derechos del fiador
  11. 1197
  12. 1217
  13. 850
  14. art.1202 comentado
  15. codigo procesal civil y comercial
  16. ley de sociedades
  17. art 1163
  18. art 1591
  19. art 1593
  20. derechos del fiador

Buscar en el sitio:


    • Codigo Civil Velezano Anotado  
    • Mapear Código de Velez

Síguenos en ...