Definición de simonía  



    Delito de sacrilegio que se comete comerciando con cosas espirituales o anejas a ellas, dándolas por dinero o por otra temporal; sean sacramentos y sacramentales, o temporales aneja¡s a las espirituales, como los beneficios y prebendas.
    La palabra simonía procede de Simón el Mago, de la ciudad de Samaría, que pretendió comprarle a los apóstoles, a quienes acompañaba, la gracia divina de imponer o conferir el Espíritu Santo. Como contrato oneroso, la simonía está prohibida y penada por el Derecho Canónico, que la estima peor que la herejía.
    La simonía se diferencia según sea de Derecho Divino o de Derecho Eclesiástico. En la primera se ofrece una cosa temporal por una espiritual o una temporal unida inseparablemente a la espiritual, como la de un beneficio eclesiástico, en que están unidas la función y la remuneración. En la segunda, a diferencia de la desigualdad de la anterior, se equiparan las prestaciones:
    cosa espiritual por otra de igual índole, cosa temporal por otra análoga, o cosas temporales anejas a espirituales por similares.
    Por la forma se distingue: a) la interna, el simple propósito no manifestado; b) la externa, la declarada, y única delictiva para el Derecho, con crisis de que "la sola intención basta", proclamada con excesiva generalidad. A su vez, la externa puede ser: 1Q mental, si se manifiesta sin pacto expreso ni tácito, y que tampoco se pena; 29 la real o convencional, que se concreta de modo expreso o tácito; 39 la confidencial, cuando en los beneficios se concierta la renuncia de un titular para favorecer a otro cuando reúna ciertas cualidades, o por convenio para entregar parte de las rentas a otro. Aún más, la real se subdivide finalmente:
    en meramente convencional„ sin consumar por ninguna de las partes; en mixta, cuando una de las partes ha cumplido; en consumada, si ambas partes han cumplido, entregando la cosa y recibiendo el precio.
    Los tres requisitos canónicos de la simonía se establecen así por los canonistas: 19 pacto simoníaco: 29 precio; 39 merced.
    El pacto simoníaco puede ser de compraventa (lo más frecuente), de permuta o de cualquiera otra índole que consista en un acto u omisión. Basta para apreciarlo la voluntad de cometerlo en una de las partes. Y así fué en el primero de los casos históricos, cuando San Pedro rechazó categóricamente la propuesta del Simón, diciéndole: "Que tu dinero perezca contigo, pues creíste que el don de Dios se adquiría con dinero" (Hechos de los apóstoles, VIII, 20).
    Por falta de voluntad simoníaca, y de pacto no es simonía:
    a) dar un don temporal por la esperanza de obtener uno espiritual, como la limosna, o por gratitud por haberlo obtenido, como tantos donativos y exvotos; b) conceder un beneficio eclesiástico al bienhechor temporal, sea por gratitud, amistad, parentesco o caridad.
    El precio simoníaco consiste en el dinero u otra cosa material que se ofrece o entrega, a cambio de la espiritual o sagrada. En el Derecho Eclesiástico puede ser también una cosa espiritual por otra semejante. Al dinero se agregan las recomendaciones y los servicios prestados indebidamente. En el pacto simoníaco debe existir obligación de justicia conmutativa. Por eso no concurre este requisito en el beneficio otorgado: 19 por ruego; 29 por miedo grave injustamente causado; 39 por parentesco, la amistad o la gratitud. No es precio simoníaco lo gastado en la escritura de presentación que el candidato se obligue a pagar al patrono, ni las costas del litigio para defender el derecho del patrono, si el pleito es posterior a la presentación.
    La merced simoníaca comprende el don, la cosa espiritual, temporal aneja a espiritual o temporal prohibida que se da a cambio del precio. El estipendio de la misa no se considera simonía por cuanto no se da por la cosa espiritual, sino con ocasión de ella. Tampoco existe en la venta de cálices, crucifijos, rosarios, relicarios, aun indulgenciados; siempre que por ellos no se pida ningún sobreprecio por razón de la cosa espiritual aneja.
    El Códex señala las siguientes penas: 1 excomunión simplemente reservada a la Sede Apostólica; 2* privación perpetua del derecho de elegir, presentar o nombrar; 3* suspensión, si se trata de clérigos. Esto en materia de beneficios. Tratándose de la ordenación y administración de sacramentos, los ministros, aunque sean los obispos, y los ordenandos o receptores, de proceder a sabiendas simoníacamente, son sospechosos de herejía; y si son clérigos, incurren en suspensión. La venta de indulgencias o su negociación lleva consigo la excomunión.
    El precio y la merced deben ser restituidos, aunque la sentencia pueda disponer otra cosa en caso especial. El beneficiado pierde los frutos si procedió de mala fe; y estará a lo que disponga el juez o el obispo si obra sin saber la simonía, (v. los cánones 727 y as.; y, además, COHECHO, SOBORNO.)

    Más Definiciones del Diccionario Derecho Notarial


    Inicio >> Diccionario de derecho >> Palabras con la Letra s >> Más Definiciones del Diccionario Derecho Notarial >> simonía
¿Mejoramos la definición?
Puntos: 0 (0 votos)





[*] Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet
[*] Jurisprudencia en Fallos judiciales

Tendencias:


  1. 1920
  2. viaje sencillo
  3. locacion
  4. 1562
  5. articulo 1999 codigo civil y comercia...
  6. hurtar
  7. la per damnario
  8. prueba de oficio
  9. area
  10. buldero
  11. comprovante
  12. convivir
  13. tiulos de credito
  14. trabajo ejecutor
  15. trabajo manual
  16. émpero
  17. 1121
  18. 1387
  19. adulterio
  20. cootutor?fbclid=iwar3szjgep9duug5vl14...

Diccionario online Español

Búsqueda por letra: A  -  B  -  C  -  D  -  E  -  F  -  G  -  H  -  I  -  J  -  K  -  L  -  M  -  N  -  O  -  P  -  Q  -  R  -  S  -  T  -  U  -  V  -  W  -  X  -  Y  -  Z

Búsqueda por Categoria:
  • Enciclopedia Escolar
  • Diccionario de Pedagogía
  • Diccionario de Educacion Especial
  • Diccionario de Gramática
  • Diccionario de Fonética
  • Diccionario de Tecnología
  • Diccionario de Computación
  • Diccionario de Linguística
  • Diccionario de Biografias
  • Buscar en el sitio:

    Síguenos en ...