Definición de edad  



    Dimensión temporal de la vida de un ser, contada. desde el instante de su concepción hasta el momento actual u otro determinado. Tiempo transcurrido desde el nacimiento de una persona o de un animal, computado por años, meses o días» según los casos y el detalle que interese. Duración de las cosas desde él momento de su existencia o producción. Cada uno de los grandes períodos en que la vida humana se divide por razón del desarrollo físico y mental, y también por la decadencia y postración de las energías de una y otra índole.
    Históricamente, siglos o lapso considerable con unidad de civilización. Por su importancia para el Derecho, ante las frecuentes referencias a las edades históricas para situar las instituciones jurídicas y seguir su evolución, haremos una síntesis de la división clásica al respecto. Además de los tiempos prehistóricos, librados a las conjeturas de los geólogos, a teorías fantásticas de hombres de ciencia," a investigaciones arqueológicas sobre tenues vestigios y a interpretaciones teológicas, se distinguen y aceptan generalmente cuatro edades: la Edad Antigua, desde los primeros tiempos conocidos de la humanidad hasta la caída del Imperio Romano de Occidente, en el año 476, al proclamarse Odoacro rey de Italia, luego de deponer a Rómulo Augústulo, último emperador. La Edad Media, desde ese hecho histórico hasta la toma de Constantinopla por los turcos en 1453, aunque en esto exista una evidente injusticia, porque muchísima mayor trascendencia ha tenido para la humanidad y para la cultura el Descubrimiento de América, que duplicó las tierras conocidas y fué el prólogo demostrativo de la unidad del planeta. La Edad Moderna, desde uno de esos acontecimientos, hasta la Revolución Francesa, en 1789, por la patente transformación en el pensamiento político y de la vida social, sin excluir que en los tiempos venideros ese límite se corra hasta alguno de los grandes acontecimientos políticos, militares o científicos del siglo xx. La Edad Contemporánea, el proceso histórico desde el último de los acontecimientos señalados.
    A. — De la edad humana en general. Sin invadir aquí tampoco técnicas ajenas a la jurídica, mencionaremos sin embargo los grandes lineamientos de la gestación humana, constitutiva de la vida intrauterina, dentro del seno materno, origen ya de derechos y de normas de Derecho, y la vida extrauterina, o vida propiamente considerada, a partir del nacimiento, ya sea natural o provocado. La primera comienza a "contarse desde el incierto, instante mismo de la concepción; esto es, desde la fecundación del 0W0 por el espermatozoide. En los primeros días, posi- blemente hasta los diez, por la misma inadvertencia de la embarazada a veces, y siempre por las dificultades de la observación, los cambios orgánicos son poco conocidos; apenas se descubre en la matriz una pequeña vesícula con un líquido transparente, sin forma humana ni remota. A las tres semanas, e1 embrión mide alrededor de 5 mm y ya se bosquejan algunos órganos dentro de la apariencia oblonga, abultada en el medio.
    Al cumplirse el primer mes, ya es visible la cabeza; el corazón se encuentra dividido en cuatro cavidades y cabe atisbar los futuros miembros en cortos muñones.
    En el segundo mes, la columna vertebral forma un eje cartilaginoso; son perceptibles los dedos de las manos; se conocen asimismo los labios, la nariz y las orejas; los miembros se notan con cierta precisión. El embrión mide de 5 a 6 cpi, de los cuales un tercio corresponde a la cabeza.
    Al tercer mes, el embrión, bastante definido en su forma humana, se denomina ya feto propiamente. Su longitud pasa de los 10 cm y el peso se aproxima a los 100 gramos; existen puntos bien defi- 4 nidos de osificación en distintas partes del cuerpo; el cerebro ofrece consistencia de materia caseosa; se distingue la boca grande y abierta; se empieza a definir el cordón umbilical.
    Al entrar en el cuarto mes se puede distinguir el sexo de la criatura; la piel comienza a cubrirse de un vello muy suave; aparecen cabellos muy cortos; empieza a formarse la nariz; se perciben los gérmenes de los segundos dientes; el feto se aproxima a los 15 cm y a los 200 gramos.
    Durante el quinto mes aparecen las uñas; se osifica el esternón; en los dientes aparece alguna capa de esmalte; se advierte el surco longitudinal del cerebro; los pulmones son pequeños en comparación con el abultado corazón; los órganos sexuales se encuentran próximos a los ríñones; mide el feto unos 20 cm y rebasa algo los 300 gramos.
    En el sexto mes, al completarse el cual ya se considera que el prematuro nacimiento puede dar un ser viable, el feto alcanza 30 cm y llega a pesar un kilo. El desarrollo del feto se intensifica notablemente en la apariencia definitiva de la criatura y en la evolución de todos los órganos.
    Con el séptimo mes, el feto alcanza los 40 cm y por lo menos kilo y medio de peso. La formación es casi completa, hasta el punto de que la expulsión del ser gestado no se denomina ya aborto, salvo una maniobra dolosa y para el Derecho Penal, sino parto prematuro.
    En el octavo mes, á feto crece de 4 a 6 cm más y gana por lo meno9 medio kilo de peso. La piel adquiere el color normal; el cabello y las uñas tienen ya el aspecto casi definitivo; el cerebro empieza a presentar ligeros surcos.
    A los nueve meses, y más exactamente a los 280 días de la concepción, la gestación llega a su término, con una longitud normal de 50 cm y un peso medio de tres kilos.
    En el instante mismo del nacimiento, la vida extrauterina, la verdadera vida independiente del ser, comienza. Cabe caracterizar el nacimiento por dos hechos perfectamente delimitables: 1* en relación con la madre, la total separación del claustro materno, siendo ya más accesorio el corte del cordón umbili- cal; 29 en cuanto al nuevo ser, la primera inspiración, que origina la actividad peculiar de los pulmones En la vida extrauterina se distinguen siete edades o épocas: la infancia, hasta los siete anos cumplidos. La niñez o puericia, que se extiende basta los ooce años en las mujeres y hasta los catorce en los hombres. La pubertad, que abarca desde los limites anteriores hasta los 18 ó 20 años, y que también se llama adolescencia,, presenta para la especie humana la fundamental capacidad de reproducción en ambos sexos. Sigue a esa edad, y en sentido más extenso la comprende también, la juventud, difícil de circunscribir en su término, que puede señalarse alrededor de los 30 años. La madurez o virilidad llega hasta los 50 ó 60 años, según circunstancias muy variables en los individuos, y con cierto disfavor para la mujer. La vejez o senectud, que se inicia entre los 50 y 60 años, puede llegar basta el umbral de los 80, en casos de excepcional conservación. Por último, la decrepitud, que rara vez no se anticipa a los 80 años, constituye el período final de la existencia, con más frecuente postración física que intelectual; ya que la experiencia y la serenidad de juicio suelen brindar aún notables destellos espirituales.
    B. — La edad dentro del Derecho en general. Aunque el feto, como tal, no tiene vida independiente, no configura un órgano de la madre, como erróneamente se ha creído en ocasiones. Pero no basta ello para constituirlo en sujeto de derechos; se requiere el cumplimiento de la condición de nacer con vida, que retrotrae la adquisición de los derechos al momento mismo de la concepción. Esto presenta particular importancia en materia sucesoria y de donaciones. De todos modos, para el Derecho, sin desconocer que la vida comience en la concepción, la edad se cuenta a partir de la separación de la madre, desde el nacimiento, medido por el corte del cordón umbilical (v.e.v.).
    La edad de las personas sirve para, de acuerdo con las condiciones de orden fisiológico, establecer las reglas que hacen relación con la capacidad. El individuo, a partir de su nacimiento, es sujeto de derecho; pero el ejercicio de los que la ley reconoce queda supeditado a la capacidad, la cual se rige por razón de la edad, norma de orden general que uniforma a todos los individuos, a no ser que por sus condiciones físicas (dementes, sordomudos que no saben hacerse entender por escrito, etc.) necesiten de las representaciones legales, para que por ellas ( ejerzan los derechos que las leyes confieren. La edad, que denota la capacidad, es diferente en los diversos órdenes de derecho, y aun cuando se hable de mayoría de edad, momento a partir del cual el individuo es enteramente capaz, esta regla sufre tantas excepciones, que pueden establecerse situaciones muy numerosas y distintas.
    En cuanto a la. prueba de la edad, se demostrará por la certificación del nacimiento de la persona de que se trate, que ha de expedirse por los encargados del Registro del estado civil, allí donde lo hubiere, o por la constancia del parroquial (art. 80 del Cód. Civ. arg.). A esa regla general, para los nacido^ en el territorio de la República Argentina, agrega el texto legal otras distintas en casos especiales: o) para los nacidos en el mar, la prueba se hará por copias auténticas de las actas de los escribanos de los buques de guerra o de los capitanes de los mercantes (art. 81); b) para los argentinos ¿ácidos en país extranjero, por certificado consular o diplomático (art. 82); c) de los extranjeros en su país o en otro distinto del nacional, por igual medio que- en el inciso anterior (art. 83); d) de los hijos de militares en campaña fuera de la República, por certifieado de los respectivos registros, según los reglamentos militares (art. 84).
    De no haber registros, o faltar los asientos, se admite cualquier documento u otro medio dé prueba para demostrar el día del nacimiento, o por lo menos el mes o el año (art. 85). Estando extendidos en forma los certificados, se presumen veraces, salvo impugnación (art. 86). "A falta absoluta de prueba de la edad„ por cualquiera de los modos declarados y cuando su determinación fuese indispensable, se distinguirá por la fisonomía, a juicio de facultativos nombrados por el juez" (art. 87). Finalmente, el art. 88 declara: "Si nace más de un hijo vivo en un solo parto, los nacidos son considerados de igual edad, y con iguales derechos para los casos de institución o substitución a los hijos mayores". Serios reparos pueden hacerse a este precepto, puesto que los gemelos pueden nacer —aun con pocas horas de diferencia— en días distintos, y se destruye así el cómputo natural de la edad de las personas. Además, al no hacer salvedad alguna, parece coartar una institución hereditaria previsora que se propusiera favorecer a uno solo de los hermanos. Esta regla es más chocante en el Derecho argentino por apartarse de todas sus fuentes tradicionales; ya que en la Biblia (el ca6o de Esaù y Jacob), en el Derecho romano, y en el francés y en el español, la solución jurídica, en el caso de partos múltiples, es uniforme en el sentido de. reconocer la primogenitura o prelación del nacimiento al primero de los hermanos que se desprende del seno materno, sin entrar en sutilezas fisiológicas, y ateniéndose tan sólo a las realidades, campo exclusivo del Derecho.
    C. — En Derecho Canónico. La edad,mínima para contraer matrimonio la establece el Código Canónico en 14 años para la mujer y en 16 para el varón. Se deroga con ello la antigua presunción juris tantum acerca de esta capacidad, regida por la aptitud para la generación; hasta el punto de que mediante la cláusula nisi malitia suppleat aetatem se admitía que pudiere contraerse antes de los plazos señalados.
    El impedimento de edad es dirimente, público, dispensale y de grado mayor. Es natural y temporal pues desaparece sin más que el transcurso del tiempo.
    Según las decisiones del concilio de Trento, se exigen 14 años para obtener beneficio canónico; 22 para ordenarse de subdiàcono; 25, de sacerdote. El hábito de religiosa no puede recibirse antes de los 12 años cumplidos, y previa exploración de la voluntad de la menor.
    D. — En Derecho Civil. En el Cód. Civ. esp., los^ arts. 29 y 30, no de los mejor logrados, establecen que el nacimiento determina la personalidad; pero siempre que él feto tuviese figura humana y viviera 24 horas desprendido del seno materno. Aun así, el concebido se tiene por nacido para cuanto le sea favorable; y por eso cabe hacer donaciones a su favor (art. 627) y testar a beneficio de ellos, siempre que no resulten criaturas abortivas (art. 745). Esta regla favorable para los concebidos estaba ya inserta en la Part. IV, tít. XXIII, ley 3-: "De mientras que estuviere la criatura en el vientre de su madre, toda cosa que se haga o se diga a pro de ella, aprovéchese ende, bien así como si fuese nacida; mas lo que fuese* dicho o hecho a daño de su persona, o de sus cosas, no le empece". Tal regla se ha traducido en el art. 70 del Cód. Civ. arg. que expresa: "Desde la concepción en el seno materno comienza la existencia de las personas, y antes de su nacimiento pueden adquirir algunos derechos como si ya hubiesen nacido. Esos derechos quedan irrevocablemente adquiridos si los concebidos en el seno materno nacieren con vida, aunque fuera por instantes después de estar separados de su madre." La época de concepción de los nacidos vivos se fija en todo el lapso comprendido entre el máximum legal de 300 días y el mínimo de 180 de la duración del embarazo, excluyendo el día del nacimiento ; presunción contra la cual no se admite prueba (arts. 76 y 77).
    En caso de nulidad de matrimonio o de divorcio de los cónyuges, los hijos menores de 5 años quedan a cargo de la madre, según determina el art. 76 de la Ley de Matr. Civ. arg.; en cuanto a los mayores de esa edad, decide el juez. En el Cód. Civ. esp., ese límite se establece pn los 7 años para los varones, que a partir de taj edad quedan al cuidado "del padre; y si son hembras, al de la madre, de haber buena fe por ambas partes; pues, si no, quedan bajo la potestad del cónyuge ino cente (arts. 70 y 73).
    Los varones mayores de 14 años y las hembras de 12 pueden contraer matrimonio civil en España (art. 83).
    La Ley de Matr. Civ., en su art. 9v, fija esa misma edad para permitir el matrimonio.
    Sólo podrán ser emancipados los menores, de conformidad con la ley argentina, en caso de matrimonio de éstos. En España, la emancipación voluntaria, por concesión del padre o de la madre, puede obtenerse a los 18 años (arts. 318 y 323 del Cód. Civ.). El menor que pueda casarse puede otorgar sus capitulaciones matrimoniales y hacer donaciones por razón de matrimonio (arts. 1.318 y 1.319).
    En materia testamentaria, el art. 3.614 del Cód. Civ. arg. prohibe testar a los menores de 18 años, de uno u otro sexo. En España la prohibición termina a los 14 años (art. 663) ; aunque la forma ológrafa se reserve para los mayores (art. 688).
    Para la generalidad de los contratos, se requiere la mayoría de edad, que el art. 126 del Cód. Civ, arg. establece para ambos sexos al cumplir 22 años. "Son menores impúberes los que aún no tuviesen la edad de 14 años cumplidos, y adultos los que fuesen de esta edad hasta los 22 años cumplidos" (art. 127)." "La mayor edad habilita, desde el día de comenzarse, para el ejercicio de todos los actos de la vida civil, sin depender de formalidad alguna o autorización de los padres, tutores o iueces" (art. 129).
    En España, aunque el art. 320. del Cód. Civ. establecía la mayor edad a los 23 años cumplidos, tal límite ha sido rebajado a los 21, por efectos de las reformas legislativas del período bélico.
    A los 16 años cabe ser testigo testamentario en tiempo de epidemia (art. 701). A los 18 cabe obtener dispensa de edad y la emancipación voluntaria (art. 316 y 318), y ser mandatario (art. 1.716). Importante restricción establece el art. 321 en contra de las hijas mayores de edad pero menores de 25 años, que sólo pueden dejar el hogar paterno para tomar estado (o sea, casarse, y según otros también profesar en orden religiosa), o cuando el ascendiente supèrstite contraiga ulteriores nupcias, A los 27 años prescriben las acciones para impugnar el reconocimiento de hijo natural y las rescisorias y de nuli: dad contra actos y contratos perjudiciales a los huérfanos, y celebrados durante su guarda o administración legal (arts. 143, 1.299 y 1.301). Para adoptar se exigen 35 años cumplidos (art. 173). Los 60 años constituyen excusa legal para la tutela (art. 244).
    Pasados los 75 años del nacimiento de una persona que se encuentra ausente, puede declararse la presunción de muerte (art. 193).
    E. — En Derecho Laboral. La edad de admisión de los menores al trabajo varía, de unas a otras legislaciones, de los 12 a los 16 años. La protección a la trabajadora menor de edad suele extenderse hasta los 18 años, mayoría de edad para ambos sexos en el Derecho de Trabajo. El trabajo nocturno de los menores se encuentra prohibido, en principio.
    El factor edad se combina en la autorización del trabajo de los menores con otras circunstancias, como el desarrollo físico e intelectual que les permita organizar el trabajo, el cumplimiento de ciertos requisitos escolares y médicos, y el consentimiento de los padres o tutores y de las autoridades inspectoras del trabajo.
    F. —En Derecho Mercantil. El art. 10 del Cód. de Com. arg. establece que toda persona mayor de 18 años puede ejercer el comercio,. con tal que se acredite estar emancipado o autorizado. El legítimamente emancipado se reputará mayor para todos los actos y obligaciones comerciales (art. 11). "El hijo mayor de 18 años que fuese asociado al comercio del padre, será reputado autorizado y mayor para todos los efectos legales en las negociaciones mercantiles de la sociedad"; tal autorización sólo puede ser retirada con intervención judicial (art. 12). La casada mayor de edad puede ejercer el comercio con autorización del marido, si es también mayor a su vez (art. 14). Para ser corredor de comercio se requiere un año de domicilio y 22 de edad (art. 88).
    En el Cód. de Com. esp., para el ejercicio del comercio, la capacidad legal requiere haber cumplido 21 años (art. 49). Los menores de esta edad pueden continuar, por medio de sus guardadores, el comercio ejercido por sus padres o causantes (art. 5?). La casada mayor de 21 años puede comerciar con autorización marital, consignada en escritura pública o con simple conocimiento del marido en cuanto a la profesión mercantil (art. 79).
    G. — En Derecho Penal. Está exento de responsabilidad el menor de 16 años, según el n9 29 del art. 89 del Cód. Pen. esp. vigente. En el de 1870 se establecía una substancial diferencia: el menor de 9 años no tenía capacidad para delinquir; sin embargo, el mayor de 9 y menor de 15 era imputable, o no, según hubiera obrado con discernimiento o sin él, apreciado por los tribunales en cada caso. Constituye circunstancia atenuante la de ser el reo menor de 18 (art. 9?, n9 39). Por el contrario, integra una agravante el ejecutar el hecho con ofensa o desprecio de la edad del ofendido (art. 10, n9 16). Al mayor de 16 años y menor de 18 se le aplicará siempre, en el grado que corresponda, la pena inmediatamente inferior, en uno o dos grados, a la señalada por la ley (art. 65).
    El infanticidio se caracteriza precisamente por la muerte dada a un recién nacido, y por la madre o los abuelos maternos, a fin de ocultar la deshonra de la progenitora (art. 410). El acceso carnal con con mujer menor de 12 años constituye violación (art. 429, n9 39). El estupro tiene lugar con doncellas mayores de 12 y menores de 23 (arts. 434 y ss.). En el rapto de la menor de 12 años se impone siempre la pena legal, aunque hubiera anuencia de la menor (art. 440). El rapto de la mayor de 12 años y menor de 23, cuando concurra aceptación de la mujer, se castiga con cierta benignidad (art. 441).
    Delitos especiales los constituyen la substracción de menores, que a estos efectos lo son los de menos de 7 años (arts. 484 y ss.) y el abandono de los infantes por razón de edad (arts. 487 y ss.).
    En cuanto a la responsabilidad civil, por el menor de 16 años, y en lo relacionado con los daños y perjuicios del hecho punible si lo hubiera cometido un menor, quedan obligados los padres o guardadores legales, salvo demostrar éstos su falta de culpa y de negligencia (art. 20).
    El Cód. Pen. arg. declara que no es punible el menor de 14 años (art. 36). De resultar peligroso dejarlo a cargo de los padres o tutores, el tribunal ordenará su colocación en un establecimiento destinado a la corrección de menores, hasta que cumpla los 18 años. Si la conducta del menor demostrara su perversión o peligrosidad, cabe prolongar su permanencia en el establecimiento hasta los 21 años.
    Cuando el menor tuviese más de 14 años y menos de 18, si el delito estuviere sancionado con pena a la cual quepa aplicar la condena condicional, el tribunal puede recluir al menor en un establecimiento de corrección; y si el delito tuviese señalada pena mayoc, el tribunal puede reducirla, en la forma determinada para la tentativa (art. 37). El menor de 18 años no puede ser declarado reincidente (art. 38). Además, el tribunal puede privar, por razón del delito del menor, de la patria potestad a los padres o de la tutela a los tutores (art. 39). El abandono de personas comprende a los menores de 10 años (art. 106). La violación de una mujer se castiga, entre otros casos, si la víctima es menor de 12 años (art. 119). Distintas penas se establecen para el rapto de la menor de 12 años y de la comprendida entre esta edad y los 15 (art. 131).
    H. — En Derecho Político. La Const. arg. de 1853 exige 25 años para ser elegido diputado, más 4 años de ciudadanía en ejercicio y ser naturalde la provincia que lo elija (art. 40). Para ser senador hay que tener 30 años de edad, más ser de la provincia o residente (art. 47). Para ser elegido presidente o vicepresidente de la República, se requiere la misma edad que para ser senador (art. 76). La edad de los electores está fijada en los 18 años cumplidos, tanto para hombres como para mujeres.
    Relacionados con la edad, y en su período último, la Const. de 1949 insertó los llamados Derechos de la Ancianidad (art. 37).
    En la Const. esp. de 1931, los mayores de 23 años, de uno u otro sexo, gozaban de los derechos electorales (art. 36). Los mayores de 23 años eran elegibles para diputados, sin distinción de edad y astado civil (art. 53). Para ser elegido presidente de la República se requería la edad de 40 años (art. 69).
    I. — En Derecho Procesal. Dentro del Derecho español, mencionaremos que se requiere la edad de 25 años para ser juez o magistrado; la de 21 para ser abogado del Estado, para ejercer la abogacía en general y para actuar como procurador. Los menores de 14 años no pueden ser testigos por incapacidad natural (art. 1.246 del Cód. Civ. esp.).
    El padre y, $. falta de éste, la madre representan a los menores no emancipados en todas las acciones que puedan redundar en su provecho (art. 155 del Cód. Civ. esp.). Tienen también capacidad para transigir sobre los bienes y derechos de los hijos sometidos a su potestad, dentro de los límites del art. 1.810. Cuando los padres o guardadores legales no puedan representar a los menores, se les nombrará un defensor o curador para pleitos, de acuerdo con los arts. 1.853 y ss. de la Ley de Enj. Civ. esp. (v. las principales voces citadas, que en este artículo no se detallan por lo numerosas.) (48, 57, 58, 5.358.)

    Más Definiciones del Diccionario Derecho General


    Inicio >> Diccionario de derecho >> Palabras con la Letra e >> Más Definiciones del Diccionario Derecho General >> edad
¿Mejoramos la definición?
Puntos: 0 (0 votos)





¿ Te sirvió el artículo ? Compártelo!
           
     



Cantidad de vistas: 422






Tendencias:


  1. seguro de accidentes
  2. seguros de caucion
  3. actividad
  4. alieni iuris
  5. auctoritas
  6. 988
  7. bienes inmateriales
  8. clasificar
  9. extincion fianza
  10. praia casino- río grande do sul- bra...
  11. inviolables
  12. ius aquam ducendi
  13. pignus
  14. seguro de accidentes
  15. ius viae
  16. 2385
  17. 2573
  18. accusatio suspecti tutoris
  19. actio tutelae
  20. acerbo

Diccionario online Español

Búsqueda por letra: A  -  B  -  C  -  D  -  E  -  F  -  G  -  H  -  I  -  J  -  K  -  L  -  M  -  N  -  O  -  P  -  Q  -  R  -  S  -  T  -  U  -  V  -  W  -  X  -  Y  -  Z

Búsqueda por Categoria:
  • Enciclopedia Escolar
  • Diccionario de Pedagogía
  • Diccionario de Educacion Especial
  • Diccionario de Gramática
  • Diccionario de Fonética
  • Diccionario de Tecnología
  • Diccionario de Computación
  • Diccionario de Linguística
  • Diccionario de Biografias
  • Buscar en el sitio:

    Síguenos en ...