Definición de desheredación  



    Privación de herencia. Cabe en este concepto una graduación amplia. En efecto, la desheredación puede provenir de la ley, en cuyo caso constituye propiamente la indignidad para suceder (v.e.v.); puede derivarse también de un descuido u omisión del testador, hipótesis en la cual se denomina preterición (v.e.v.). Pero, más propiamente, la desheredación es la expresa disposición testamentaria que, fundada en las causas legales, despoja de sus derechos sucesorios a un heredero legítimo o forzoso.
    Otra forma, atenuada, de desheredación —sin trascendencia jurídica apenas— consiste en revocar un testamento, para privar así a alguien de la herencia antes establecida a su favor como heredero voluntario, no forzoso.
    La desheredación constituye a la vez una garantía y una sanción para los legitimarios. Garantía, porque sólo en los casos señalados por la ley pueden perder su legítima. Y condena, porque la relación natural de parentesco les obliga a determinado comportamiento para no perder esa justa expectativa patrimonial. De un lado cohibe los caprichos, las arbitrariedades y el favoritismo de los testadores; por otra parte contiene las rebeldías y las ingratitudes, con refuerzo de la moral y la honradez de los herederos.
    En el Cód. Civ. esp., la desheredación requiere: a) que se haga el testamento; b) que exprese la causa; c) que el motivo sea uno de los enumerados en la ley; d) que la prueba de la causa legal, de negarla el desheredado, sea demostrada por los otros herederos del testador (arts. 848 a 850).
    Son justas causas para desheredar, en primer término, y en sus respectivos casos, algunas indignidades para suceder: 19 el abandono de los hijos; 29 la prostitución de las hija9 o el atentado a su pudor, cuando sea procurada aquélla o cometido éste por los padres; 3? el haber sido condenado en juicio por atentado contra la vida del testador, su cónyuge, descendientes o ascendientes; 4«? haber acusado calumniosamente al testador de delito al que la ley señale pena aflictiva; 59 haber sido condenado en juicio por adulterio con la mujer del testador; 69 haber obligado, con amenaza, fraude o violencia, a que el testador haga el testamento o a que lo cambie (art. 852).
    Además de las posibles entre las antes enumeradas, son justas causas para desheredar a los hijos y descendientes legítimos o naturales, las siguientes: "lf Haber negado, sin motivo legítimo, los alimentos al padre o ascendiente que le deshereda; 29 haberle maltratado de obra o injuriado gravemente de palabra; 3- haberse entregado la hija o nieta a la prostitución; 4* haber sido condenado por un delito que lleve consigo la pena de interdicción civil" (art. 853).
    En cuanto a los padres y demás ascendientes, tanto legítimos como naturales, son justas causas de desheredación todas las que indicamos como de indignidad (art. 852); y, además, éstas: "lf Haber perdido la patria potestad por las causas expresadas en el artículo 169; 2* haber negado los alimentos a sus hijos o descendientes sin motivo legítimo; 3- haber atentado uno de los padres contra la vida del otro, si no hubiere habido entre ellos reconciliación" (art. 854). Las causas del art. 169 mencionado son las de pérdida de la patria potestad por sentencia firme en causa criminal o en pleito de divorcio, cuando tal privación se imponga por el tribunal.
    La desheredación del cónyuge resulta posible por estas causas de indignidad: a) haber atentado contra la vida del testador, sus ascendientes o descendientes; b) por acusación calumniosa que lleve aneja pena aflictiva contra el testador; c) por dolo o fuerza para que el testador haga o cambie el testamento. Como justas causas específicas, el art. 855 cita: 1* las que dan lugar al divorcio, siempre que los cónyuges no vivan bajo el mismo techo; 2* las que dan lugar a la pérdida de la patria potestad; 3- la negativa de alimentos a los hijos o al otro cónyuge; 4* haber atentado contra la vida del cónyuge testador, y no haberse reconciliado.
    En todos los casos de desheredación, ésta queda sin efecto por la reconciliación posterior del ofensor y del ofendido; y si no hubiera hecho aún testamento quien deshereda, la reconciliación le priva del derecho de desheredar (art. 856).
    Problema interesantísimo lo constituye el de determinar si son conciliables la desheredación y el legado a favor de una misma persona. Para la mayoría, la desheredación tiene que ser total; porque si no, cabría una reducción excepcional de la legítima, que no está reconocida en parte alguna del Código ni ha sido patrocinada por la doctrina. Se funda moralménte en que la ofensa se recuerda o se perdona íntegramente. Ahora bien, el testador puede sentir escrúpulos en cuanto a la situación económica del desheredado y querer remediarla con un legado de alimentos, de usufructo, etc. Aquí surgen las dificultades, ante el silencio obstinado que guarda al respecto el Cód. Civ. esp. Se apoyan algunos, para aceptar tal posibilidad, en que no se ha reproducido en la legislación vigente el precepto expreso que prohibía la desheredación parcial en la Part. VI, tít. VII, ley 3*.
    Mayor unanimidad existe en cuanto a que la desheredación no puede ser condicional, disposición establecida terminantemente en las Partidas.
    Como efecto de la desheredación, el art. 857 del Cód. Civ. esp. establece que: "Los hijos del desheredado ocuparán su lugar y conservarán los derechos de herederos forzosos respecto a la legítima; pero el padre desheredado no tendrá el usufructo ni la administración de los bienes de la misma". El hijo desheredado perderá todo derecho a la reserva; pero de tener hijos u otros descendientes legítimos, el derecho de aquél se traslada a éstos (art. 953).
    En la legislación argentina, aparte preceptos coincidentes con los ya expuestos, se determinan de manera algo diferente las causas de desheredación. Así, los ascendientes pueden desheredar a los descendientes, legítimos o naturales, en los casos siguientes: "lo Por injurias de hecho, poniendo el hijo las manos sobre su ascendiente; la simple amenaza no es bastante; 2o si el descendiente ha atentado contra la vida del ascendiente; 3o si el des- •cendiente ha acusado criminalmente al ascendiente de delito que merezca pena de cinco años de prisión o de trabajos forzados" (art. 3.747). "El descendiente puede desheredar al ascendiente por las dos últimas causas del artículo anterior" (art. 3.748).
    Dentro del Derecho Foral español, en Cataluña, existen causas peculiares para la desheredación de los descendientes. Según la Novela 115, cap. III de las Constituciones, son las siguientes: 1* haber el hijo maltratado a su padre, madre, abuelo o abuela; 2* haberle gravemente injuriado o haberle acusado en causas criminales, a menos que sea sobre delito v de alta traición; 3* haber atentado contra la vida del padre; 4* haber cometido adulterio con la madrastra; 5* haber rehusado salir fiador, siendo varón, por su padre encarcelado; 6* haber impedido a los padres el hacer testamento; 7* no haberles asistido cuidadosamente siendo locos; 8* no haberlos redimido hallándose cautivos o prisioneros; 9* no ser católico el hijo, ni estar en comunión con su Iglesia, o ser traidor; 10. no haber contraído matrimonio o vivir las hijas torpemente.
    En cuanto a los ascendientes, según la Novela 114, cap. IV, las causas de desheredación son: 1* si hubiesen acusado a sus hijos u otros descendientes en causas criminales, a menos que sea sobre delito de alta traición; 2* si hubiesen puesto asechanzas contra las vidas de éstos; 3* si hubiesen cometido adulterio con su nuera; 4* si impidiesen a sus hijos el hacer testamento, en el caso de que tengan facultad para testar; 5* si hubiesen envenenado a su esposa o esposo; 6* si hubiesen abandonado el cuidada de sus hijos locos; 7* si por su descuido hubiesen muerto los hijos en cautiverio.
    En cuanto a los hermanos, siempre dentro del Derecho catalán, y a tenor de la Novela 22, cap. XL Vil, las justas causas son: 1* haber atentado contra la vida del testador; 2* haberle acusado criminalmente; 3* haber intentado perjudicar sus bienes.
    Con referencia a Vizcaya, indicaremos que cabe la desheredación en los bienes conquistados; pero no así en los de aboldrio ni en los de patrimonio, según el Fuero, lib. II, tít. IV, cap. III. (v. LECI% TIMA.) (389, 800, 2.696, 6.067.)

    Más Definiciones del Diccionario Derecho Laboral


    Inicio >> Diccionario de derecho >> Palabras con la Letra d >> Más Definiciones del Diccionario Derecho Laboral >> desheredación
¿Mejoramos la definición?
Puntos: 0 (0 votos)





¿ Te sirvió el artículo ? Compártelo!
           



Cantidad de vistas: 1065
[ Destacado del año]:   Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet
[ Destacado del mes ]:   Jurisprudencia en Fallos judiciales


[*] Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet
[*] Jurisprudencia en Fallos judiciales

Tendencias:


  1. kilombo
  2. facultad reglamentaria
  3. farmacéutica
  4. inseguridad
  5. sine die
  6. 1935
  7. art 934 del ccyc
  8. churrero
  9. entrevista
  10. especificidad
  11. grandes oradores del mundo
  12. los valore
  13. lucido
  14. movimiento
  15. que es frontalidad
  16. reconciliarse
  17. sine causa
  18. socials
  19. aspectos del derecho subjetivo
  20. deficion de oratoria

Diccionario online Español

Búsqueda por letra: A  -  B  -  C  -  D  -  E  -  F  -  G  -  H  -  I  -  J  -  K  -  L  -  M  -  N  -  O  -  P  -  Q  -  R  -  S  -  T  -  U  -  V  -  W  -  X  -  Y  -  Z

Búsqueda por Categoria:
  • Enciclopedia Escolar
  • Diccionario de Pedagogía
  • Diccionario de Educacion Especial
  • Diccionario de Gramática
  • Diccionario de Fonética
  • Diccionario de Tecnología
  • Diccionario de Computación
  • Diccionario de Linguística
  • Diccionario de Biografias
  • Buscar en el sitio:

    Síguenos en ...