Definición de calumnia  

Diccionario online Español

Búsqueda por letra: A  -  B  -  C  -  D  -  E  -  F  -  G  -  H  -  I  -  J  -  K  -  L  -  M  -  N  -  O  -  P  -  Q  -  R  -  S  -  T  -  U  -  V  -  W  -  X  -  Y  -  Z

Búsqueda por Categoria:
  • Enciclopedia Escolar
  • Diccionario de Pedagogía
  • Diccionario de Educacion Especial
  • Diccionario de Gramática
  • Diccionario de Fonética
  • Diccionario de Tecnología
  • Diccionario de Computación
  • Diccionario de Linguística
  • Diccionario de Biografias
  • Buscar en el sitio:

    Síguenos en ...

    Comparte ...!

       
       

    Infundada y maliciosa acusación, hecha para dañar. La falsa imputación de un delito que dé lugar a acción penal pública, según expresa el art. 109 del Cód. Pen. arg. Para Fanfani es "una invención fraudulenta que, so color de verdad, mancilla el honor y la inocencia de una persona".
    La calumnia recae siempre sobre hechos que causan deshonra, odiosidad o desprecio en la opinión común de los hombres. La impostura es el género y la calumnia es la especie.
    Las dos versiones distintas sobre la calumnia ofrecen la diversa forma en que la considera el Derecho positivo de los distintos países. Algunas legislaciones, como la arg., admiten otro concepto de calumnia, en un sentido más restringido, cual imputación a una persona de responsabilidad en un hecho delictuoso; cuando se trata en realidad de una acusación o denuncia falsa. Puede ser, por tanto, judicial o extra judicial: la primera se comete acusando a alguien maliciosamente de un delito que no ha cometido; y la segunda, al atribuir a otro, públicamente y sin formular denuncia, un delito que no ha realizado.
    El Fuero Juzgo definía la calumnia como "acusación que no se puede probar". Las penas con que se condenaba este delito fueron de extrema dureza tanto en el Derecho romano como en el viejo Derecho de España.
    El Cód. Pen. esp. de 1822 la definía como "la imputación voluntaria de un hecho falso, del que, si fuere cierto, podría resultar alguna deshonra, odiosidad o desprecio en la opinión común, o algún otro perjuicio".
    Los requisitos para que haya calumnia son: a) denuncia o propagación, según los casos; b) falsedad del hecho imputado; c) mala fe del denunciante o propalador. Estos requisitos se reducen a dos: 1.9 oposición fraudulenta de un hecho a lo verdadero, o elemento objetivo; 2? conciencia de esta oposición, o elemento subjetivo.
    No hay tentativa en el delito de calumnia; pues, por el simple acto se perfecciona; y, al ser puesto en ejecución, adquiere su naturaleza. La tentativa sería el simple pensamiento, o propósito no manifestado, que escapa a toda sanción humana.
    La calumnia configura, pues, un delito contra el honor: todo individuo tiene una vida material y una vida moral, y ambas han de ser protegidas por el ordenamiento jurídico.
    Dentro de la actual concepción del Derecho, los delitos contra el honor atacan un bien, ya que como tal puede considerarse la honra, que toda persona se considera obligada a defender. A menudo se sacrifica incluso la vida en defensa de ese patrimonio moral que es el honor. De ahí que las sanciones se mantengan con severidad en la legislación punitiva.
    El atribuir a alguien un delito que no ha cometido, igualándolo con ello a un delincuente, sin serlo, constituye delito, siempre que la imputación resulte falsa, además de ser el delito atribuido de acción penal pública y determinado en concreto.
    Por supuesto, la calumnia poco tiene que ver con el error o la pasión acusatoria que el Ministerio fiscal o el acusador privado desplieguen al caer, implacables, en una causa ya iniciada, contra uno de los procesados. Y de la absolución no se deriva el concepto de calumniadores para ellos, puesto que su intención fué la de coadyuvar a la justicia, no la de privar del honor, que resplandece al dictar un fallo absolutorio.
    Las sanciones varían. El Cód. Pen. del Paraguay (art. 369) determina una especie del talión; pues establece que "el reo de calumnia será castigado con la cuarta a la octava parte dé las penas que merecen los hechos imputados, más una multa que no pasará de dos mil pesos".
    Pero como la pena de muerte no puede descomponerse en partes, entonces se avalúa en otra forma: "Si se imputa falsamente un hecho que tiene pena de muerte, la pena será de seis a diez años de penitenciaría y multa".
    Ei Cód. Pen. arg., en su art. 109, ya citado, reprime la calumnia con prisión de uno a tres años. Y el 112 dispone: "El reo de calumnia o injuria equívoca o encubierta que rehusara dar en juicio explicación satisfactoria sobre ella, sufrirá del mínimum a la mitad de la pena correspondiente a la calumnia o injuria manifiesta".
    Por otra parte, el art. 114, determina que, "cuando la injuria o calumnia se hubiera propagado por medio de la prensa, en la capital y territorios nacionales, sus autores quedarán sometidos a las sanciones del presente código, y el juez o tribunal ordenará, si lo pidiere el ofendido, que los editores inserten en los respectivos impresos o periódicos, a costa del culpable, la sentencia o satisfacción". Además, ei art. 117 expresa que "el culpable de injuria o calumnia contra un particular o asociación quedará exento de pena si se retractare públicamente antes de contestar la querella, o en el acto de hacerlo".
    Aparte de la responsabilidad penal, está la civil. El Cód. Civ. arg., en los arts. 1.089 y 1.090, dispone que "si el delito fuese de calumnia o de injuria de cualquier especie, el ofendido sólo tendrá derecho a exigir una indemnización pecuniaria, si probase que por la calumnia o la injuria le resultó algún daño efectivo o cesación de ganancia apreciable en dinero, siempre que el delincuente no probare la verdad de la imputación". Si el delito fuere de acusación calumniosa, el delincuente pagará, además de la indemnización prevista, todo lo que el ofendido hubiese gastado en su defensa y todas las ganancias que dejó de tener por motivo de la acusación calumniosa; sin perjuicio de las multas o penas que ei Derecho Penal establezca.
    En el Derecho español, y en el Cód. Pen., se define la calumnia como "la falsa imputación de un delito de los que dan lugar a procedimiento de oficio" (art. 453). Por tal motivo ha declarado la jurisprudencia que no constituye calumnia llamar "violador" a uno, por no ser perseguible de oficio la violación. Además, entiende el Trib. Sup. que el hecho ha de imputarse con precisión, en forma concreta, sin que lo configuren imputaciones vagas o genéricas; como la de llamar a alguien "estafador" o "ladrón", lo cual constituye injuria. La calumnia por escrito y con publicidad se castiga con mayor pen | | que la carente de tales agravantes (arts. 454 y 455). El acusado queda exento de pena si prueba el hecho imputado; pues entonces presta un servicio a la justicia. La jurisprudencia ha declarado que no cabe condenar por calumnia cuando el hecho impu tado ha dado ya origen a un proceso, aun cuando luego se produzca el sobreseimiento.
    El delito de calumnia se comete, además de manifiestamente, por medio de alegorías, caricaturas, emblemas y alusiones (art. 462). Existe publicidad cuando consta en impresos, en pasquines fijados en sitios públicos y en manuscritos repartidos a más de diez personas (art. 463). En cuanto a la falta de satisfacción en juicio, cuando se trate de calumnia encubierta, el Derecho español determina, con severidad, que corresponde igual pena que por la manifiesta (art. 464). La acción pueden ejercerla el agraviado, sus ascendientes, descendientes, cónyuge y hermano, si a ellos trasciende, y en todo caso el heredero (art. 466).
    De la calumnia vertida en juicio no cabe deducir acción sin previa licencia del juez o tribunal. Sólo puede penarse, por este delito, mediante querella de la parte ofendida; salvo tratarse de auto ridad pública, corporaciones o clases determinadas del Estado. El perdón del ofendido releva de la condena impuesta.
    De preceder especial excitación del gobierno, puede perseguirse de oficio la calumnia dirigida contra jefes de Estado de naciones amigas o aliadas, contra agentes diplomáticos y contra extranjeros con carácter público, que para tale9 efectos se consideran "autoridad" (art. 467 del Cód. Pen. esp.).
    La calumnia contra un ministro, o autoridad en el ejercicio de sus funciones, vertida por un subordinado o por un particular, se castiga como desacato.
    Afianzar de calumnia, en el antiguo procedimiento, consistía en obligar al acusador a probar los cargos contra el acusado; o, en caso contrario, ser penado según lo establecido, (v. AUTORIDAD, DESACATO, DESHEREDACIÓN, DIFAMACIÓN, HONOR, INJURIA, JURAMENTO DE CALUMNIA.) (197, 1.264, 1265, 2.839, 6.567J

    Más Definiciones del Diccionario Derecho Penal


    Inicio >> Diccionario de derecho >> Palabras con la Letra c >> Más Definiciones del Diccionario Derecho Penal >> calumnia





    ¿ Te sirvió el artículo ? Compártelo!
               
         

     

    Cantidad de vistas: 2457

    Haz tu comentario