Art. 96 del Codigo Civil y Comercial  



    C.C.C. Comentado >> LIBRO PRIMERO - PARTE GENERAL >>
    TITULO I - Persona humana >>
    CAPITULO 9 - Prueba del nacimiento, de la muerte y de la edad >
    << Art Anterior || Art Siguiente >>

    Medio de prueba. El nacimiento ocurrido en la República, sus circunstancias de tiempo y lugar, el sexo, el nombre y la filiación de las personas nacidas, se prueba con las partidas del Registro Civil. Del mismo modo se prueba la muerte de las personas fallecidas en la República. La rectificación de las partidas se hace conforme a lo dispuesto en la legislación especial.

    I. Relación con el Código Civil. Fuentes del nuevo texto

    En el Código de Vélez Sarsfield la prueba de la muerte de las personas físicas, tanto en la República, como en altamar o en un país extranjero, se contemplaba en el art. 104 y en dicho artículo se efectuaba una remisión implícita a los arts. 79 a 86 (al Título V, De las pruebas del nacimiento de las personas). También se enunciaban en los artículos 105, 106 y 107 las reglas atinentes a ciertas personas, los casos de prueba del fallecimiento de los militares en combate, de las personas fallecidas en conventos, cuarteles, prisiones, fortalezas, hospitales y lazaretos y la de los militares y empleados del servicio del ejército respectivamente . Por su parte, la cuestión referente a las pruebas del nacimiento de las personas estaba prevista en los arts. 79 a 84. Allí se consideraban los casos específicos del nacimiento en la República, en altamar, en el extranjero y de los hijos de los militares en campaña. En el Código Civil y Comercial se contempla en cuatro artículos, previstos en el Libro Primero de Parte General, Título Primero, Capítulo Noveno, las normas que regulan los medios de prueba del nacimiento, de la muerte y de la edad. La Comisión Reformadora en los Fundamentos del Anteproyecto de Código Civil y Comercial de la Nación publicado conjuntamente con la reforma (2012) (Capítulos 6 a 9) señala que las reglas en materia de prueba del nacimiento y de la muerte han sido modernizadas, eliminándose las hipótesis superadas, tales como las anteriormente previstas en los arts. 105, 106 y 107. Al respecto, la doctrina considera que dichos artículos no tienen aplicación práctica, por cuanto a los fines de la acreditación de la muerte deberá estarse al principio general por el cuál ésta se prueba mediante la partida de defunción expedida por el Registro Civil. En la nueva regulación se contemplan en forma conjunta los medios de prueba del nacimiento y de la muerte de las personas humanas tanto en la República (art. 96) como en el extranjero (art. 97). Fuente del Capítulo Noveno: arts. 96 a 99 es básicamente el Proyecto de 1998 (arts. 134 a 137), en dónde también se trataba el tema en cuatro artículos con los mismos títulos. En cuanto a este Proyecto de 1998, Rivera señala que al reducirse las disposiciones a sólo cuatro artículos se supera así el casuismo casi desesperante el Código de Vélez Sarsfield.

    II. Comentario

    1. Toda vez que resulta de extrema necesidad e importancia contar con la legislación correspondiente a fin de determinar la forma de acreditación tanto del nacimiento como de la muerte de las personas ocurrida en la República, el Código Civil y Comercial contempla en un mismo artículo ambas situaciones y establece un único medio probatorio. En la redacción actual del art. 96, se simplifica el tratamiento de los medios de prueba al establecerse el principio general por el cual tanto el nacimiento como la muerte ocurrida en la República se prueban con las partidas del Registro Civil. Llambías sostiene que se denominan partidas de Registro Civil a los asientos extendidos en los libros respectivos, con arreglo a la ley y las copias auténticas de los mismos. 2. En cuanto al marco regulatorio, la ley 26.413, de Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas, sancionada el 10 de septiembre de 2008, promulgada el 1 de octubre de 2008 y publicada en el Boletín Oficial del 6 de octubre de 2008, en su art. 95 deroga el decreto-ley 8204/1963 (reformado por las leyes 18.248, 18.327, 20.751, 22.159, 23.515, 23.776 y 24.540). La ley 26.413 en el art. 2° establece que el Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas será organizado por los gobiernos provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y estará a cargo de un director general. En tanto que en aquellos centros donde no existan oficiales públicos encargados del registro, la dirección general asignará tal carácter a los funcionarios del lugar y/o creará oficinas móviles, que tendrán a su cargo las inscripciones de los actos y hechos atinentes a este organismo (art. 3°). Asimismo, por regla general deberán inscribirse en los correspondientes registros de las provincias, de la Nación y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires todos los actos o hechos que den origen, alteren o modifiquen el estado civil y la capacidad de las personas (art. 1°). Es decir que deberán ser objeto de inscripción tanto el hecho jurídico natural del nacimiento, como también los hechos constitutivos del estado civil (ej: matrimonio y defunción). Conforme lo prescribe el art. 23 en los mismos términos que el derogado art. 24 del decreto-ley 8204/1963, modificado por la ley 18.327 , son instrumentos públicos y crean la presunción legal de la verdad de su contenido en los términos prescritos por el Código Civil: a) los testimonios, b) las copias, c) los certificados, d) las libretas de familia o e) cualesquiera otros documentos expedidos por la dirección general y/o sus dependencias que correspondan a inscripciones registradas en sus libros o en las copias a que se refiere el art. 5° que lleven la firma del oficial público y sello de la oficina respectiva. El Código Civil y Comercial prescribe en su art. 289, inc. b) que revisten el carácter de instrumento público los extendidos los funcionarios públicos con los requisitos que establecen las leyes, en tanto que el art. 296 establece que hacen plena fe y enuncia el alcance de su eficacia probatoria. 3. En cuanto a los nacimientos, el art. 27 dispone que se inscribirán en los libros de nacimientos: a) Todos los que ocurran en el territorio de la Nación. Dicha inscripción deberá registrarse ante el oficial público que corresponda al lugar de nacimiento; b) Aquellos cuyo registro sea ordenado por juez competente; c) Los que ocurran en buques o aeronaves de bandera argentina ante el oficial público del primer puerto o aeropuerto argentino de arribo. Los que ocurran en lugares bajo jurisdicción nacional; d) Las nuevas inscripciones dispuestas como consecuencia de una adopción plena; e) Los reconocimientos. Resultan obligados, según prescribe el art. 30, a notificar el hecho del nacimiento en forma inmediata, remitiendo al registro civil del lugar el certificado médico de nacimiento, a) Los directores, administradores, o persona designada por autoridad competente del establecimiento asistencial, hospicios, cárceles u otros establecimientos análogos de gestión pública o privada, respecto de los nacimientos ocurridos en ellos; b) La autoridad encargada de llevar el registro de los hechos acaecidos a bordo, a los que se refiere el art. 27 inc. c), mediante copia certificada de libro de abordo que deberá presentar al registro civil del primer puerto o aeropuerto argentino de arribo, dentro de los cinco (5) días hábiles. Por su parte el art. 31 contempla a los obligados a solicitar la inscripción de nacimiento: a) El padre y/o la madre; b) A falta de ellos, los parientes directos de la madre o cónyuge en primer grado ascendente o colateral; c) El Ministerio Público de Menores en el caso de recién nacidos que hubieran sido expuestos. En cuanto a este punto se refiere corresponde observar que por decreto de necesidad de urgencia 339/2013 (BO 4/4/2013) se establece por el término de un año un régimen administrativo para la inscripción de nacimientos de niños recién nacidos y de hasta doce años de edad. 3.1. Como regla general el hecho del nacimiento se probará con el certificado suscripto por el médico, obstetra o agente sanitario habilitado que hubiere atendido el parto (art. 32). Para el caso que el nacimiento hubiere ocurrido fuera de establecimiento médico asistencial y sin atención médica, éste se probará con el certificado médico emitido por establecimiento médico asistencial público con determinación de edad presunta y sexo, y en su caso un certificado médico del estado puerperal de la madre y los elementos probatorios que la autoridad local determine. Además, será requerida la declaración de dos testigos que acrediten el lugar de nacimiento en la jurisdicción de que se trate, el estado de gravidez de la madre y haber visto con vida al recién nacido, los que suscribirán el acta de nacimiento (art. 32, inc. c). La partida no prueba sólo el nacimiento ocurrido en la República, sino también y como establece el art. 96, en su primer párrafo, sus circunstancias de tiempo y lugar, el sexo, el nombre y la filiación de la persona nacida. En este marco, el art. 36 regula y especifica los datos que debe contener la inscripción del recién nacido: a) su nombre, apellido y sexo; b) localidad y provincia, hora, día, mes y año en que haya ocurrido el nacimiento; c) el nombre y apellido del padre y de la madre en caso de tratarse de hijo de un matrimonio heterosexual o el nombre y apellido de la madre y su cónyuge, en el caso de hijos de matrimonios entre personas del mismo sexo. También el tipo y número de los respectivos documentos de identidad (inciso sustituido por art. 36 de la ley 26.618, B.O. 22/7/2010). d) Nombre, apellido, documento y domicilio del declarante; e) Marginalmente se consignará el número del documento nacional de identidad del inscripto. Lo normado por el art. 36 debe complementarse con lo dispuesto en el art. 559 del Código Civil y Comercial, que prevé en el Título Quinto de Filiación, Capítulo Primero de Disposiciones Generales, que el Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas sólo expedirá certificados de nacimiento que sean redactados en forma tal que de ellos no resulte si la persona ha nacido o no durante el matrimonio, por técnicas de reproducción humana asistida o ha sido adoptada. 4. En el segundo párrafo de este artículo se sienta el principio general por el cual el fallecimiento de las personas ocurrido en la República Argentina se prueba mediante la partida de defunción extendida por el Registro de Estado Civil y Capacidad de las Personas. La ley 26.413 trata el tema de las defunciones en términos similares a los nacimientos. De conformidad con lo prescripto en el art. 59 se inscribirán en los libros de defunciones: a) Todas las que ocurran en el territorio de la Nación; b) Todas aquellas cuyo registro sea ordenado por juez competente; c) Las sentencias sobre ausencia con presunción de fallecimiento; d) Las sentencias que declaren la desaparición forzada de personas; e) Las que ocurran en buques o aeronaves de bandera argentina, ante el oficial público del primer puerto o aeropuerto argentino de arribo; f) Las que ocurran en lugares bajo jurisdicción nacional. Resultan obligados a solicitar dicha inscripción (cf. art. 61): a) El cónyuge del fallecido, sus descendientes, sus ascendientes, sus parientes y en defecto de ellos, toda persona capaz que hubiere visto el cadáver o en cuyo domicilio hubiere ocurrido la defunción; b) Los administradores de hospitales, cárceles, o de cualquier otro establecimiento público o privado, respecto de las defunciones ocurridas en ellos; c) La autoridad encargada de llevar el registro de los hechos acaecidos a bordo a que se refiere el art. 59, inc. e), mediante copia de la inscripción que deberá hacerse dentro de los dos (2) días hábiles posteriores al arribo al primer puerto o aeropuerto argentino. Como regla general el hecho de la defunción se probará con el certificado de defunción extendido de puño y letra, firmado y sellado por el médico que hubiera asistido al fallecido en su última enfermedad, con indicación del establecimiento público o privado dónde ocurrió el fallecimiento y, a falta de él, por otro médico o agente sanitario habilitado al efecto, que en forma personal hubiere constatado la defunción y sus causas. Si es extendido por agente sanitario deberá ser certificado por la autoridad sanitaria de la jurisdicción respectiva (art. 62). El certificado médico en cuestión de ser posible también contendrá (art. 64): a) El nombre y apellido del fallecido; b) Lugar y fecha de nacimiento; c) Sexo; d) Nacionalidad; e) Domicilio real; f) Tipo y número de documento nacional de identidad del fallecido. Respecto al contenido de la inscripción en el Registro el art. 63 establece que está deberá indicar en lo posible: a) Nombre, apellido, sexo, nacionalidad, domicilio real, tipo y número de documento de identidad del fallecido. A falta de la presentación de este documento, se procederá en la forma prevista en el art. 46 de la ley 17.671; b) Lugar, día, hora, mes y año en que hubiere ocurrido la defunción y la causa de fallecimiento; c) Nombre y apellido de los padres; d) Lugar y fecha del nacimiento; e) Nombre y apellido y número de matrícula del profesional que extendió el certificado de defunción. 5. En el último párrafo del art. 96 se regula el tema de la rectificación de las partidas que se formalizará en la forma prescripta por la legislación especial. Este supuesto se configura cuando la falla que adolece la partida sea subsanable. Llambías refiere que el juicio de rectificación de partida no debe ser confundido con los juicios de estado que puedan dar lugar también a la rectificación de alguna partida (según Proyecto 2012, acciones de reclamación e impugnación de filiación). Se diferencian por su finalidad: mientras el primero de ellos tiende simplemente a subsanar la irregularidad obrante en la partida, los segundos persiguen el reconocimiento del estado del accionante o el desconocimiento del estado que se atribuye al demandado. La legislación vigente en la materia en su art. 15 establece como principio general que una vez registrada una inscripción, la misma no podrá ser modificada sino en virtud de resolución o disposición de autoridad competente. Salvo en supuestos de excepción contemplados en la ley, las inscripciones sólo podrán ser modificadas por orden judicial (art. 84). Ello significa que la intervención judicial es indispensable. El procedimiento tramitará bajo la forma sumaria, con intervención del Ministerio Público y será juez competente el que determine la jurisdicción local del domicilio del peticionante o el del lugar donde se encuentre la inscripción original. En el aspecto procedimental, se contempla que previamente al dictado de la resolución correspondiente deberá darse vista de las actuaciones a la dirección general que corresponda. Se le concede legitimación activa a la dirección general para promover las acciones judiciales que correspondan cuando deban modificarse las inscripciones existentes en los libros del registro (art. 86). Excepcionalmente las inscripciones podrán ser modificadas por orden de la dirección general, de oficio o a petición de parte interesada, cuando se compruebe la existencia de omisiones o errores materiales en los libros, que surjan evidentes del propio texto o de su cotejo con otros instrumentos públicos. La modificación de la inscripción procederá previo dictamen letrado y deberá ser dispuesta por resolución fundada (art. 85).

    III. Jurisprudencia

    Modificación de la partida de nacimiento. Resulta procedente incorporar a la partida de nacimiento del menor el número del documento nacional de identidad de la progenitora si se acreditó esta circunstancia, aún cuando no fue aportado al momento en que se celebró el acta, en tanto si bien la modificación sólo puede hacerse por orden judicial, el órgano puede también ordenarla cuando hay omisiones o errores materiales evidentes. La ley 26.413 del Registro del Estado Civil y Capacidad de las personas en su art. 33 dispone que a los efectos de completar la identificación descripta en el art. 32, las direcciones generales deben implementar un formulario, prenumerado denominado "Certificado Médico de Nacimiento", en el que deben figurar "los datos de la madre incluido su tipo y número de documento de identidad..." y, en caso de que carecieren de estos últimos, se dejará constancia de edad y nacionalidad, circunstancia que deberá acreditarse con la declaración de dos testigos de conocimiento, debidamente identificados, quienes suscribirán el acta (CNCiv., sala K, 21/3/2011, Sumario N° 20734 de la Base de Datos de la Secretaría de Jurisprudencia de la Cámara Civil, publicado en Infojus, sumario n° C0409100).

    Comentario Infojus del Art. 96 del C.C.C.N

    El articulo-96, se relaciona con el/los artículo/s antiguamente en el Código Civil Velezano
    ¿ No encontraste lo que buscabas? : Haz tu pregunta en el Foro

    Si no encontró el comentario de este Articulo revise el siguiente art. : Art Siguiente >>


    Artículo actualizado vigente de la Republica Argentina
    Fecha de vigencia: apartir del 1 de Agosto del Año 2015
    Fuente de información: infojus: Fuente: Infojus Codigo Comentado
¿Mejoramos la definición?
Puntos: 0 (0 votos)





[*] Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet
[*] Jurisprudencia en Fallos judiciales

Tendencias:


  1. intereses en contrato de locacion por...
  2. reivindicatio utilis
  3. 2569
  4. 660
  5. pago espontarneo
  6. actio furti usus
  7. intereses en contrato de locacion por...
  8. reivindicatio utilis
  9. 1090
  10. 1132
  11. 1170
  12. 14445+
  13. 1445
  14. 2532
  15. 2533
  16. 2534
  17. 2535
  18. 2536
  19. 2537
  20. 2538

Buscar en el sitio:


    • Codigo Civil Velezano Anotado  
    • Mapear Código de Velez

Síguenos en ...