Fallos Universojus.com

GAMARNIK YULITA s/SUCESION


Compartir:

CAMARA CIVIL - SALA M
36063/2011
GAMARNIK YULITA s/SUCESION AB-INTESTATO
Buenos Aires, 22 de marzo de 2016.-
Y VISTOS: CONSIDERANDO:

I.- Se elevaron estos autos con motivo del recurso de apelación interpuesto subsidiariamente, contra la providencia dictada a fojas 218, en tanto hizo saber a los herederos que debían ocurrir en los términos del artículo 1184, inciso 6°, del Código Civil, todo ello ante el pedido de homologación de la partición acompañada a fojas 215/7. El cónyuge supérstite y los hijos de la causante, presentaron un acuerdo sobre la forma de repartir los bienes cuya distribución importó, para la Magistrada de grado, una cesión de derechos hereditarios, razón por la cual dispuso instrumentarla por escritura pública. II.- La partición hereditaria es el acto mediante el cual los herederos materializan la porción ideal que en la herencia les tocaba, transformando en bienes concretos sobre los cuales tienen un derecho exclusivo (Borda, Guillermo A., Tratado de Derecho Civil. Sucesiones, t. I pag.397, n°548). Es una operación consistente en singularizar, previa determinación (inventario) y avalúo del total (art.726 del CPCCN), los bienes a adjudicar a cada heredero. Es el acto por medio del cual se pone término al estado de indivisión hereditaria señalando en adelante los bienes sobre los cuales cada sucesor tendrá derecho exclusivo. La partición pone fin al juicio sucesorio propiamente dicho y únicamente podría llegar a reabrirse alguna discusión sobre el tema por medio de acciones que tuvieran por finalidad, ya fuera la reforma o nulidad de la misma (conf. Goyena Copello, Héctor Procedimiento sucesorio, pág. 233, 6a edición, Ed. Astrea). El art. 3462 del Código Civil establece que si todos los herederos están presentes y son capaces, la partición puede hacerse en la forma y por el acto que por unanimidad juzguen conveniente. Este precepto es reiterado por el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, en su artículo 2369, pero toma mayor flexibilidad y amplitud, ya que modifica la redacción para adaptarla a los términos de los institutos del nuevo código. Así, en lugar de herederos se refiere a copartícipes, por las diferentes variables de sujetos que pueden ser parte de la partición; en lugar de capaz se refiere a plenamente capaces dada las capacidades restringidas legisladas y, al ya no exigirse en materia de contratos la escritura pública, pueden los mismos en forma unánime elegir la forma que consideren más adecuada como el acto para realizarla, la que además puede ser parcial o total (cfr. Kitainik Nicolás, en Calvo Costa, Carlos A. “Código Civil y Comercial de la Nación”, concordado, comentado y comparado; t. III, pág. 615). Así, habiendo unanimidad (para decidir el contenido de la partición como su forma) puede realizarse de cualquier modo, sea en especie o vendiendo los bienes in natura a unos herederos y a los otros se los compensa en efectivo o con créditos contra los adjudicatarios. La partición no pierde su carácter por esta circunstancia, por lo que no cabe considerar que ha mediado una venta. Tampoco si se han pactado lotes desiguales sin compensación alguna a favor del heredero que le adjudicaron bienes por menor valor que el de su porción hereditaria, o si no le adjudicaron ninguno. Se puede, entonces, prescindir del principio de la partición en especie, y de la igualdad de lotes (cfr. Alterini, Jorge Horacio, “Código Civil y Comercial Comentado”, Tratado Exegético, Ferrer, Francisco A.M.-Santarelli, Fulvio G.-Soto, Alfredo M.- t. XI, pág. 387). La doctrina ya consideraba la partición como un negocio mixto, cuando en el acto uno recibía por herencia y el otro por disolución de la sociedad conyugal y sostuvo que se unificaban dos causas distintas en un único negocio derivado de una relación sucesoria única, que constituía el fundamento de la atribución de los bienes. Se admitía la validez de las particiones de este tipo, en razón de que se consideraba un negocio jurídico único, que absorbe los negocios incidentales o auxiliares que contiene (compraventa, permuta, donación), lo cual determinaba que los distintos aspectos secundarios del negocio único fueran inseparables, puesto que eran queridos por las partes sólo en función del negocio particionario (Méndez Costa, Partición de Gananciales: negocio jurídico único, LL 1986-E-155). Así también ha sido receptado por la jurisprudencia de nuestros tribunales, que han establecido que nada impide que, con las formas de la partición, se acuerde entre los herederos un "negocio mixto", por el cual se atribuyen derechos o bienes que exceden estrictamente el acto de asignación que aquella importe. La partición así cumplida, pese a combinar diferentes negocios jurídicos, constituye una unidad negocial que, al derivarse de una relación sucesoria única, determina que en lo sucesivo los distintos aspectos del negocio mixto no sean separables (CNCiv., Sala F, JA 1986-II síntesis). En cuanto al contenido del acto rige la más absoluta libertad, por lo que los coherederos pueden acordar la adjudicación en especie, o la venta, o la venta y compensación pecuniaria, o que los lotes sean desiguales. Es decir, que imperando tal libertad y habiendo conformidad de los herederos, todo está permitido inclusive la adjudicación de lotes desiguales, incluso sin compensación (conf. Areán, Beatriz, en Bueres, Alberto J. - Highton, Elena I., Código Civil y normas complementarias..., T. 6A. p. 463). III.- En tales términos, si al acto concurren todos los herederos y son mayores de edad, una vez examinado el título que invocan y la personería que alegan ejercer, en la medida que no se vean afectados derechos de terceros, ningún obstáculo existe para brindar judicial aprobación a la partición presentada, aún cuando no fuesen equivalentes las hijuelas o comprendan negocios mixtos, como la presentada en autos por los herederos a fojas 214/217 (en igual sentido esta Sala, “Fandiño, José Vicente s/ sucesión”, expte. n° 71.596/2011, del 27/9/13) . En función de ello, serán admitidos los agravios.

Por estas consideraciones, el Tribunal RESUELVE: Revocar la providencia de fojas 218, mantenida a fojas 221, en los términos expuestos. Regístrese, notifíquese a las partes por Secretaría y devuélvase. Se hace saber que aquellas partes e interesados que no hayan constituido su domicilio electrónico quedarán notificados en los términos del artículo 133 del Código Procesal (cnf. Acordadas n° 31/2011 y 38/2013). - La Dra. Mabel De los Santos no firma por hallarse en uso de licencia.

MARIA ISABEL BENAVENTE ELISA M. DIAZ DE VIVAR


¿Mejoramos el artículo?
Puntos: 0( 0 votos)



Publicado el 30/08/2018. Temas: Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial, Partición, Sucesiones


Fallos Relacionados


Responderemos a la brevedad tus comentarios: