Definición de vago  



    En los sentidos derivados de vacuus, vacío. Desocupado. Sin oficio y mal entretenido. Refractario al trabajo y al esfuerzo, aun siendo el resultado para sí. Vaco, vacante, Ubre para una colocación. En Aragón y Navarra, erial, solar.
    En vago: sin consistencia. Con nesgo de caerse. Sin. lograr el objetivo. En vano. Con engaño en el cálculo o deseo.
    Con otra etimología, coincidente con la anterior en algunos significados, de vagus, vago es vagabundo o errante. Sin objeto o fin determinado, sino dependiente de la voluntad, elección o uso. Indeterminado, impreciso. Indeciso. . Entre los sentidos precedentes, la voz vago se considera principalmente dentro de la acepción socio- lógica, laboral, económica, penal y administrativa A partir del reinado de Felipe II, al acentuarse la represión, la vagancia se torna verdadero delito. En virtud de la Pragmática de Toledo en 1560, las anteriores penas de azotes y destierro se trocaron por las de vergüenza pública y servicio en las galeras de la nación, durante 4 años la primera vez, durante 8 al reincidir, y a perpetuidad en la tercera ocasión. En 1566 se aumentaron los rigores: de los 20 años de edad se redujo el límite a los 17 para imponer las galeras; y fueron comprendidos sin más, sin necesidad de pregón o advertencia, los "egipcianos" (o gitanos), los caldereros extranjeros y los mendigos sanos.
    Desde Felipe V, y por la Real Cédula de 1717, la vagancia pierde el carácter delictivo; pero los vagos van a parar al ejército y a la marina, con servicio forzoso y prolongado. Los que no eran hábiles para llevar las armas, y las mujeres de mala vida, se ponían en las cárceles, pero más bien con criterio de seguridad que punitivo.
    del que pudiendo trabajar no quiere hacerlo, y carece de medios conocidos de subsistencia; límite éste que separa al vago, por añadidura pobre (v.e.v.), del rico y ocioso (v.e.v.); aunque uno y otro se encuentran entre los parásitos sociales, que consumen y no producen.
    Vago no es, por faltar la voluntad, el que se encuentra en paro forzoso (v.e.v.) ; no lo es el inválido, ya que le falta la aptitud física; ni el jubilado o retirado, por haber cumplido ya con su contribución laboral a la marcha de la sociedad; ni el que, por encontrarse realizando aprendizaje o estudios, no ha iniciado aún la prestación* de actividades socialmen- te útiles.
    En el Cód. Pen. espi de 1870 existía un concepto legal del vago: el sujeto que no posee bienes o rentas; ni ejerce habitualmente profesión, arte u oficio; ni tiene empleo, destino, industria, ocupación lícita o algún otro medio legítimo y conocido de subsistencia, por más que sea casado y tenga domicilio.
    El vago vive a costa de su propia familia; como el hijo mayor de edad que no busca oficio o prolonga en exceso, como mal estudiante, la conclusión de su carrera; el marido que, sano y joven, vive del trabajo de su mujer, honesto o inmoral; los rufianes y proxenetas; los traficantes de estupefacientes y otros productos; sobre todo si no arriesgan su vida o libertad en las fases más difíciles de ese tráfico ilegal. Lo son también la legión de mendigos aptos para el trabajo. Aun discutida la cuestión, se incluyen entre los vagos los gitanos, errantes en su vida, entregados a tratos de feria, a hurtos de frutos y ganados.
    Como expres anFlorián y Cavaglieri, en su obra El vagabundo, tanto los vagos como los mendigos, "no solamente resultan peligrosos al ordenamiento y conservación de la sociedad, sino también aquellos que la ofenden y la turben con cualquier acto que viola la ley penal, y asimismo aquellos que, aun no cometiendo ningún delito, consumen la vida sin trabajar, sin poseer medios propios, encontrándose así continuamente en ocasión de delinquir, y son un peso a la pública y privada caridad. Estos últimos forman la masa que se indica con la palabra vagabundos. Y el objeto del estudio del vagabundeo anti social, es aquel que representa un verdadero peli- . gro para la sociedad, y con respecto del cual el Estado adopta medidas de represión o de prevención y socorro".
    La violenta reacción social contra los vagos se explica tanto por el insulto que para los laboriosos significa como por la carga que representa.
    En la legislación española, luego de algunos preceptos dudosos de las Partidas, más referentes a los vagabundos que a los vagos, las normas relativas a la vagancia, en lo penal, se inician con una ley de las Cortes de Toro, dada en 1369, durante el reinado de Enrique II. Esta medida, ratificada por sucesivas Cortes y monarcas, establecía que los vagabundos y holgazanes (estos sí ya vagos), que no estuvieran enfermos ni lisiados, que no fuesen muy viejos ni menores de 12 años, y que no quisieran trabajar ni vivir con señor, ya fueran hombres o mujeres, podían ser tomados por cualquiera para servirse de ellos durante un mes, sin más que darles de comer y de beber. Notable talión indirecto, ya que se les hacía trabajar sin sueldo por lo que habían vivido sin trabajar. De resistirse a la prestación forzosa, o de no reclamarlos nadie, los vagos debían ser apremiados por los alcaldes para que trabajasen o aprendieran oficio, además de propinarles 50 ó 60 azotes, según las diversas leyes, y arrojarlos de las villas.
    Por R. O. del 30 de abril de 1745 se declaran vagos: 1P el que sin oficio ni beneficiò, hacienda o renta, vive sin saberse de qué le. venga la subsistencia por medios lícitos y honestos; 2 La recogida y persecución de vagos y prostitutas continúa a lo largo de todo el siglo XVIII, como fácil descargadero de la indolencia social y de perturbaciones en las costumbres y hasta en la vida pública; por estimar ya, como la Revolución Francesa demostraría luego con los descamisados, que entre esta masa de pordioseros puede prender con violencia una idea noble, fuera del alcance de su comprensión incluso.
    Carlos III emprende una activa campaña para eliminar la vagancia o recoger al menos a los vagos en las cárceles y se añaden nuevas especies a la larga enumeración hecha; como las de los que se encontraran, pasada la medianoche, durmiendo en la calle, en las tabernas o casas de juego. Los peregrinos sin pasaporte o que tardasen en exceso en su peregrinación eran considerados también vagos; e incluso los mismos nobles podían ser incluidos en las levas de vagos, si daban motivo para ello.
    Como en tantas materias, las Cortes de Cádiz innovan profundamente en la represión de la vagancia. Declaran suspensos de los derechos ciudadanos a los que no tuvieran empleo, oficio o modo de vivir conocido. Se retorna a la consideración delictiva, pero ein destino a los servicios armados, sino con reclusión temporal en las cárceles, para luego ser destinados los vagos a las obras públicas de los pueblos respectivos o de los más inmediatos, o establecimientos en que no fueran gravosos para el Estado. Tal pena tenía una duración máxima de dos años, que regulaban los jueces. A los reincidentes se les duplicaba la pena.
    El 9 de mayo de 1845 se dicta una ley especial de vagos, que refundió todo lo legislado. Su primer artículo califica como simplemente vagos: 1 los que, pudiendo, ño se dedican a ninguna industria ni oficio y se ocupan habitualmente en mendigar.
    En el art. 2"? considera vagos con circunstancias agravantes; 1*? los comprendidos en la clasificación anterior que hubieren entrado en alguna casa, habitación, almacén u oficina sin permiso del dueño o de otra manera sospechosa: 2o los que lo hubieren verificado usando de engaños o amenazas*; 3"? los que se disfracen o tengan armas o ganzúas u otros instrumentos propios para ejecutar algún^ hurto o penetrar en las casas; 4* los vagos contra los que apareciese alguna otra fupdada sospecha de delito.
    Los vagos del primer grupo eran destinados a los establecimientos o talleres* dispuestos por el gobierno, por tiempo de 1 a 3 años; los más peligrosos eran reeluídos, por tiempo dé 2 a 4 años, en los .presidios correccionales señalados para ellos.
    Poco después, el Cód. Pen. de 1848 ratifica el carácter delictivo de la vagancia, con tendencia a mai yor benignidad en las penas* En el Cód. Pen. de 1870, la vagancia se convierte en una circunstancia, tan sólo agravante, y así pasa al texto criminal de 1928, promulgado por la dictadura #de Primo de Rivera.
    En la reforma de 1932 desapareció esa consideración extraña de la condición de vago. Posteriormente, la Ley del 4 de agosto de 1933 consagró el criterio de la peligrosidad social sin delito, con enumeración de #las principales categorías de vggos y maleantes, sujetos a medidas de seguridad, basadas en el trabajo, en la regeneración y en la readaptación a la vida social. Jiménez de Asúa, uno de los inspiradores del texto, estima que asi tomaba realidad la doctrina del estado peligroso, dentro de un concepto defensivo y biológico. Los principales aspectos de ese cuerpo legal se recogen en las voces PELIGROSIDAD SOCIAL y MEDIDAS DE SEGURIDAD.
    Ese cuerpo legal inspiró la Ley 1.429 del Paraguay, promulgada en 1940, y de escasa aplicación en la práctica. De acuerdo con su art. 2o; "Todos los habitantes de la República tienen el deber* de trabajar para procurarse el sustento. Queda, en consecuencia, prohibida la mendicidad y la vagancia". En el Perú, los vagos pueden ser dedicados a la construcción de caminos. En Bolivia, por Dec. de 1936, los vagos son destinados a brigadas o destacamentos de trabajo, a disposición del gobierno. En Guatemala se ha implantado también, por Ley de 1934, contra la vagancia, el trabajo obligatorio (v.e.v.; y, además, TRABAJADOR).


    Más Definiciones del Diccionario Derecho Laboral


    Inicio >> Diccionario de derecho >> Palabras con la Letra v >> Más Definiciones del Diccionario Derecho Laboral >> vago
¿Mejoramos la definición?
Puntos: 0 (0 votos)





¿ Te sirvió el artículo ? Compártelo!
           



Cantidad de vistas: 922
[ Destacado del año]:   Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet
[ Destacado del mes ]:   Jurisprudencia en Fallos judiciales


[*] Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet
[*] Jurisprudencia en Fallos judiciales

Tendencias:


  1. puta
  2. títulos valores
  3. constitucion nacional
  4. recurso natural
  5. recursos hídricos
  6. pignus
  7. regir
  8. alevosia
  9. cur promisit
  10. dictal
  11. poder institucional
  12. tratados de alianza
  13. 2614
  14. alesora
  15. aval
  16. coaccionar
  17. comercio maritimo
  18. comunismo
  19. contrato de letra de cambio ejemplo
  20. cómo probar que no le han sido conta...

Diccionario online Español

Búsqueda por letra: A  -  B  -  C  -  D  -  E  -  F  -  G  -  H  -  I  -  J  -  K  -  L  -  M  -  N  -  O  -  P  -  Q  -  R  -  S  -  T  -  U  -  V  -  W  -  X  -  Y  -  Z

Búsqueda por Categoria:
  • Enciclopedia Escolar
  • Diccionario de Pedagogía
  • Diccionario de Educacion Especial
  • Diccionario de Gramática
  • Diccionario de Fonética
  • Diccionario de Tecnología
  • Diccionario de Computación
  • Diccionario de Linguística
  • Diccionario de Biografias
  • Buscar en el sitio:

    Síguenos en ...