Definición de trabajo de las mujeres


    Con la finalidad de no agotar su organismo, por lo común menos resistente que el del hombre, para proteger la maternidad y velar por la moral, la legislación obrera contiene numerosas reglas de favor femenino; y hasta ha servido la mujer de vanguardia en las leyes del trabajo, por curanto su situación gana con más facilidad las medidas de protección, ampliadas ulteriormente a Tus varones, en lo factible.
    La mujer ha tenido, .in embargo, épocas de destino muy inferior en el trabajo al del hombre; y en el origen de la esclavitud (v.e.v.) se descubre el predominio brutal del varón, que abusaba sin cultura ni sentimientos de su fuerza material al obligar a trabajar exclusivamente á la müjer; hasts que ésta, por su influjo físico y psíquico, logró ceñirse a las tareas domésticas. Esta situación subsiste, algo atenuada, en pueblos actuales de civilización retrasada o incompleta; como las tribus salvajes, e incluso en ciertos sectores musulmanes africanos, por desprecio de las mujeres.
    Durante la Edad Media, la mujer es la reina del hogar, apartada de las rudas tareas de la guerra y de la producción. Durante la época gremial y de las corporaciones, la necesidad de asociarse y la prohibición existente para las mujeres, apartó a éstas del trabajo productivo, fuera de las faenas agrícolas en que fué utilizada siempre. La máquina, al reducir el consumo de energías humanas, movilizó labo- ralmente a la mujer, con la ventaja patronal de pagarle salario menor, hecho en sí inexplicable aun desempeñando igual tarea y rindiendo en el mismo grado que el hombre. Esa incorporación de la mujer al ejército obrero se acentuó extraordinariamente luego de la Primera guerra mundial, que absorbió en los freptes a la mayor parte de la población masculina de tantos Estados. En las fábricas, en los servicios públicos, en oficinas, tuvo que cubrir tales huecos la mujer, que no escuchó luego la voz de desmovilización, aficionada ya a ganar para sí y a lá vida de menor sujeción hogareña.
    El trabajo de la mujer presenta, entre otros, estos inconvenientes: a) resulta perjudicial en numerosas tareas, que exigen esfuerzos o constante actividad y desarrolladas en ambientes insanos; 6) el contacto, la convivencia con los compañeros de trabajo y los requerimientos de los jefes influyen en su moral contrariamente; c) al alejarse del hogar, la natalidad disminuye, o los hijos caieeen de la compañía constante de la madre, fundamental en los primeros años; d) la raza degenera cuando el organi&no que la engendra se encuentra sometido a mayor esfuerzo; e) la mujer aumenta el número de trabajadores y complica los problemas del paro forzoso. No obstante, ya ha de legislarse y hay que teorizar sobre el hecho consumado de estar definitivamente incorporada al número de trabajadores la mujer.
    Por ello, en lugar de prohibiciones, se establecen reglamentaciones para protegerla. Los principales aspectos en que se concreta son: 1«? en la limitación .de la jomada, más reducida en general que la del hombre, y en la restricción de las horas extraordinarias; 2? por el tiempo de la prestación, al vedarle el trabajo nocturno, claro que en esto y en lo demás hay ciertas excepciones; 39 en la actividad laboral en lugares peligrosos o insalubres; 49 en cuanto a su capacidad para trabajar, señalando una edad mayor que la exigida para los varones, y anticipando la de su jubilación o retiro; 59 en cuanto a las funciones fisiológicas, vedándoles el trabajo en los últimos meses del embarazo y en el tiempo inmediato al parto; 69 equilibrando su posición económica con la del varón, al determinar que por igual trabajo debe recibir igual salario; 7*? en cuanto a las condiciones de trabajo, como con la denominada ley de la silla (v.e.v.); 89 en cuanto a los descansos, cuando la obrera o empleada es madre y debe amamantar o cuidar a sus hijos.
    La igualdad laboral de la mujer fué proclamada en el art. 427, inc. 79* del Tratado de Versalles, al sentar "el principio de salario igual, sin distinción de sexos, para un trabajo de igual valor". Pero tal norma es desconocida en la práctica. Se arguye que el trabajo de la mujer nunca resulta de valor igual al del hombre, por sus diferentes condiciones orgánicas, desfavorables para la mujer, sometida a servidumbres fisiológicas y a estados como el embarazo y la lactancia, tan poco compatibles con la generalidad de los trabajos. Claro está que la regla transcrita dice salario igual por trabajo de valor igual, y no hay valor igual en el trabajo si por alguna razón, aun fisiológica, se produce diferencia. Con todo, existen numerosos trabájos (de cajero, contador, la mayoría de los oficinescos, los de portero o vigilancia, el de vendedor de comercio) que son desempeñados lo mismo por la mujer que por el hombre, dada la mínima parte del esfuerzo físico.
    En estos casos, incluso se advierten condiciones preferentes en,las mujeres, más atentas y sumisas en lo laboral y menos dadas a delitos contra la propiedad.
    La convención 4* de la O. I. T. prohibe el trabajo nocturno de la mujer en los establecimientos industriales, póblicoss o privados; aunque se exceptúan las que desempeñan cargos directivos de res- ponsabilid id y las que no efectúan normalmente trabajos manuales. La Convención 45 prohibió el trabajo femenino, en toda edad, en las actividades subterráneas, entendiendo por tales cuantas se realizan bajo tierra o extraigan sustancias de ella.
    Por diversas recomendaciones, convenciones y leyes nacionales se prohibe asimismo el trabajo de la mujer con las sales y derivados del plomo, en las labores contrarias a su moralidad (pero ello no las excluye de la prostitución, por ser en principio "profesión no reconocida") y en ciertos despachos de bebidas, aunque en otros precisamente constituyen la atracción de los clientes.
    Para la mujer que trahaja, la maternidad es causa de ciertos derechos; como el descanso varias semanas antes del alumbramiento y otras tantas después, con percepción de su salario o sueldo. No cabe despedir a las trabajadoras por razón de próxima maternidad. De estar aseguradas, perciben determinada indemnización, tienen derecho a asistencia gratuita durante el parto y a cierto equipo o ajuar. Además, durante la lactancia del hijo, se permiten hasta dos breves descansos por jornada para alimentar al niño, (v. TRABAJO DE LOS MENORES.)

    Más Definiciones del Diccionario Derecho Laboral


    Inicio >> Diccionario de derecho >> Palabras con la Letra t >> Más Definiciones del Diccionario Derecho Laboral >> trabajo de las mujeres
¿Mejoramos la definición?
Puntos: 2 (5 votos)





[*] Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet
[*] Jurisprudencia en Fallos judiciales

Tendencias:


  1. peste
  2. capacitación
  3. comprender
  4. contencion
  5. malos habitos alimenticios
  6. 1231
  7. art 255 lcq
  8. bridge.
  9. comicios romanos
  10. gaitan
  11. possidere
  12. que son los juicios univesales
  13. addictus
  14. animus rem sibi habendi
  15. contener
  16. defincion de que una falta leve
  17. dilapide
  18. habitos alimenticios
  19. ratificar
  20. trueque

Diccionario online Español

Búsqueda por letra: A  -  B  -  C  -  D  -  E  -  F  -  G  -  H  -  I  -  J  -  K  -  L  -  M  -  N  -  O  -  P  -  Q  -  R  -  S  -  T  -  U  -  V  -  W  -  X  -  Y  -  Z

Búsqueda por Categoria:
  • Enciclopedia Escolar
  • Diccionario de Pedagogía
  • Diccionario de Educacion Especial
  • Diccionario de Gramática
  • Diccionario de Fonética
  • Diccionario de Tecnología
  • Diccionario de Computación
  • Diccionario de Linguística
  • Diccionario de Biografias
  • Buscar en el sitio:

    Síguenos en ...