Art. 67 del Codigo Civil y Comercial


    C.C.C. Comentado >> LIBRO PRIMERO - PARTE GENERAL >>
    TITULO I - Persona humana >>
    CAPITULO 4 - Nombre >
    << Art Anterior || Art Siguiente >>

    Cónyuges. Cualquiera de los cónyuges puede optar por usar el apellido del otro, con la preposición "de" o sin ella. La persona divorciada o cuyo matrimonio ha sido declarado nulo no puede usar el apellido del otro cónyuge, excepto que, por motivos razonables, el juez la autorice a conservarlo. El cónyuge viudo puede seguir usando el apellido del otro cónyuge mientras no contraiga nuevas nupcias, ni constituya unión convivencial.

    I. Relación con el Código Civil. Fuentes del nuevo texto

    La ley 18.248 establecía el régimen general del apellido para la mujer casada con un hombre en el art. 8° y dicha norma fue sustituida por la ley de matrimonio igualitario (art. 38 de la ley 26.618) para incluir el supuesto del matrimonio de personas del mismo sexo. El supuesto de la separación personal, sea ya entre personas de distinto sexo como del mismo, era previsto en el art. 9° de la ley 18.248 sustituido por art. 39 de la ley 26.618 y el de la viudez en el art. 10, sustituido por el art. 40 de la ley 26.618. Finalmente el art. 11 contemplaba el supuesto de nulidad del matrimonio incluyendo los casos de los matrimonios disueltos por aplicación del art. 31 de la ley 14.394. El art. 67 del Código Civil y Comercial modifica la totalidad del régimen vigente en la materia.

    II. Comentario

    1. Matrimonio heterosexual y entre personas del mismo sexo En materia de apellido y matrimonio el Código Civil y Comercial introduce un cambio sustancial en el régimen del apellido de los cónyuges, de manera tal que cualquiera de ellos podrá utilizar el apellido del otro con o sin la preposición "de". Según el régimen establecido por la ley 18.248 art. 8° modificado por la ley 26.618, art. 38 en el régimen del matrimonio heterosexual la mujer casada con un hombre podía añadir a su apellido el de su marido precedido por la preposición "de". En consecuencia, esta opción se mantenía únicamente para la mujer, sin que la ley 26.618 hubiere modificado el régimen del matrimonio heterosexual, toda vez que no resultaba optativo para el hombre añadir a su apellido el de su esposa. En cambio, la segunda parte del art. 8° de la ley 18.248 (texto según ley 26.618), en materia de matrimonio entre personas del mismo sexo contemplaba la opción en cabeza de cada cónyuge de añadir a su apellido el de su cónyuge, precedido por la preposición "de". Es decir que la opción se encontraba en cabeza de ambos cónyuges. Sólo en el supuesto de matrimonio entre personas del mismo sexo la opción quedaba en cabeza de ambos cónyuges y tanto en este supuesto como en el del matrimonio heterosexual el apellido añadido debía ser precedido por la preposición "de". En el régimen actual no sólo la mujer tiene la posibilidad de optar por usar el apellido de su cónyuge precedido de la preposición "de", sino también el hombre puede hacerlo con relación al apellido de su mujer e incluso el apellido del otro cónyuge puede adoptarse sin la preposición "de" precedente. Según indica Fissore este cambio normativo confirma el principio de que el matrimonio no modifica el apellido de las personas y sólo lo hará si uno de los contrayentes (cualquiera de ellos) decidiere adoptar el apellido del otro. Esta norma, al igual que las referidas a la determinación del apellido y tal cual fuera precedentemente señalado, también se ajusta a las previsiones contenidas en el art. 16 de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, que de conformidad con lo previsto en el art. 75, inc. 22) de la CN reviste raigambre constitucional. 2. Divorcio, nulidad del matrimonio y muerte de uno de los cónyuges 2.1. En estos supuestos por regla general la persona divorciada o cuyo matrimonio haya sido declarado nulo no puede usar el apellido del otro cónyuge, excepto que por motivos razonables, el juez autorice conservarlo. Dicho régimen difiere del contemplado en el art. 9° de la ley 18.248 (texto según ley 26.618, art. 39) en tanto la regla general es la prohibición del empleo del apellido del otro cónyuge salvo autorización judicial en caso de demostrarse en un proceso judicial la existencia de motivos razonables que autoricen el decreto de conservación del apellido. El art. 9° de la ley 18.248 modificado por la ley 26.618 establecía que tanto para el caso de matrimonios heterosexuales y matrimonios entre personas del mismo sexo, en caso de decretarse el divorcio vincular, en el supuesto que el cónyuge hubiere optado por usar el apellido del otro cónyuge, perdía tal derecho. Pero dicho derecho no se perdía si ello era acordado entre los cónyuges o fuera solicitado su empleo por el cónyuge y para el ejercicio de sus actividades (industria, comercio o profesión) fuere conocido/a por el apellido del otro cónyuge. También se preveía la utilización del apellido del cónyuge, sean matrimonios heterosexuales y matrimonios entre personas del mismo sexo, en el supuesto de haberse decretado la separación personal y sólo de existir graves motivos los jueces podían, a pedido del otro cónyuge, prohibir el uso del apellido marital. Es decir que este uso del apellido marital o el de uno de los cónyuges podía cesar de existir motivos graves reconocidos por los jueces que podían resolver decretar la prohibición de empleo del referido apellido. En conclusión, si anteriormente la regla era la conservación del apellido (en el ejercicio de una facultad acordada por la normativa) y sólo de existir motivos graves el juez podía prohibir tal empleo; con la reforma, la regla pasa a ser la prohibición de empleo y sólo de mediar razonables motivos el juez puede acordar su conservación. Por otra parte, sólo se contempla el supuesto de la "persona divorciada", ello por cuanto se deroga el régimen de la separación personal y el art. 435 expresamente establece que las únicas causales de disolución del matrimonio son: a) la muerte de uno de los cónyuges; b) la sentencia firme de ausencia con presunción de fallecimiento y, c) el divorcio declarado judicialmente. 2.2. Para el supuesto de nulidad del matrimonio, el art. 11 contemplaba la pérdida del apellido marital sólo para el caso de la mujer, salvo de ser solicitado su empleo en caso de tener hijos y resultar cónyuge de buena fe. E igual criterio se adoptaba para el supuesto de matrimonios disueltos por aplicación de lo dispuesto en el art. 31 de la ley 14.394 para el supuesto de cónyuge inocente que no pidió la disolución del vínculo. Dicha previsión no se encontraba prevista para el supuesto de nulidad de matrimonios celebrados entre personas del mismo sexo. Goggi en este aspecto refiere que no obstante ello, dicho vacío legal podía ser llenado recurriendo a la analogía y utilizando la solución prevista en la norma comentada para matrimonio celebrado entre personas de distinto sexo. Por otra parte y sin perjuicio de remitirme a los comentarios de los Capítulos Sexto y Séptimo de este Título I de la "Persona Humana" y al del art. 435, es preciso destacar que con motivo de la nueva regulación, la sentencia firme de ausencia con presunción de fallecimiento es contemplada como una de las causas de disolución de matrimonio previstas en el art. 435 y ello sin lugar a dudas concluye la actual controversia relativa al significado del art. 31 de laley 14.394. Ello por cuanto y si bien el presunto viudo estaba autorizado por la ley a contraer un nuevo matrimonio, el matrimonio anterior no se disolvía hasta la celebración del segundo. 2.3. En cuanto al viudo, el art. 67, último párrafo, le acuerda la posibilidad de seguir usando el apellido del otro cónyuge mientras no contraiga nuevas nupcias, ni constituya unión convivencial. En el régimen anterior contemplado en el art. 10 de la ley 18.248 (texto según ley 26.618, art. 40) el viudo/a podía pedir al Registro del Estado Civil la supresión del apellido marital y en caso de seguir empleándolo lo perdía en el supuesto de contraer nuevas nupcias. En orden a lo expuesto y si bien en el nuevo régimen no se contempla el pedido de supresión del apellido marital, sí se contempla la misma situación de pérdida en caso de contraer el viudo/a nuevas nupcias y se agrega el supuesto que éste constituya una unión convivencial. Esta entendida en los términos del art. 509, es decir, para el caso que el viudo/a constituya una unión basada en una relación afectiva de carácter singular, pública, notoria, estable y permanente con otra persona del mismo o de diferente sexo con la que conviva y comparta un proyecto de vida en común. En orden a lo dispuesto para las uniones convivenciales me remito al comentario de los arts. 509 a 522 de este cuerpo normativo.

    Comentario Infojus del Art. 67 del C.C.C.N

    El articulo-67, se relaciona con el/los artículo/s antiguamente en el Código Civil Velezano
    ¿ No encontraste lo que buscabas? : Haz tu pregunta en el Foro

    Si no encontró el comentario de este Articulo revise el siguiente art. : Art Siguiente >>


    Artículo actualizado vigente de la Republica Argentina
    Fecha de vigencia: apartir del 1 de Agosto del Año 2015
    Fuente de información: infojus: Fuente: Infojus Codigo Comentado
¿Mejoramos la definición?
Puntos: 0 (0 votos)





[*] Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet
[*] Jurisprudencia en Fallos judiciales

Tendencias:


  1. 2014
  2. 275
  3. 735
  4. articulo 22
  5. detrito
  6. 130
  7. 1724
  8. 1750
  9. 271
  10. 272
  11. 274
  12. 276
  13. 277
  14. 278
  15. 724
  16. 733
  17. 734
  18. 736
  19. 781
  20. 8

Buscar en el sitio:


    • Codigo Civil Velezano Anotado  
    • Mapear Código de Velez

Síguenos en ...