Art. 289 del Codigo Civil y Comercial


    C.C.C. Comentado >> LIBRO PRIMERO - PARTE GENERAL >>
    TITULO IV - Hechos y actos jurídicos >>
    CAPITULO 5 - Actos jurídicos >
    SECCION 4ª Instrumentos públicos >>
    << Art Anterior || Art Siguiente >>

    Enunciación. Son instrumentos públicos: a) las escrituras públicas y sus copias o testimonios; b) los instrumentos que extienden los escribanos o los funcionarios públicos con los requisitos que establecen las leyes; c) los títulos emitidos por el Estado nacional, provincial o la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, conforme a las leyes que autorizan su emisión.

    I. RELACIÓN CON EL CÓDIGO CIVIL. FUENTES DEL NUEVO TEXTO

    1. Código Civil: art. 979. 2. Fuente: art, 267 del Proyecto de Unificación del año 1998, que es relativamente similar. Aquí se diferencia acertadamente la escritura pública matriz de los testimonios y de las copias, de acuerdo a las leyes notariales argentinas.

    II. COMENTARIO

    1. Parte General Una de las más clásicas definiciones de nuestro derecho civil para los instrumentos públicos nos las brinda el inigualable Llambías. Enseñaba el maestro que los instrumentos otorgados con las formalidades que la ley establece, en presencia de un oficial público a quien la ley confiere la facultad de autorizarlos, se denominan instrumentos públicos. Aclaran entre otros Armella, Rivera y Orelle que debido a la enunciación que realiza el Código Civil a partir del art. 979 sin dar ningún tipo de definición o concepto, es que la doctrina tradicional en nuestro país se ha posicionado frente a dos tesis diferentes: una amplia, que sostiene que para que exista instrumento público únicamente se requiere la intervención de un oficia -público, y otra restringida, que afirma que además debe haberse conferido al oficial público, mediante ley, la facultad de otorgarlo. La definición de Rivera es similar a la de Llambías, solo que el primero destaca además que la propia ley otorga a las mencionadas creaciones plena fe sin necesidad de posteriores pruebas o verificaciones, y que hay supuestos de no presencia de oficial público como el caso de los asientos de libros de corredores, etc., por cuanto la ley considera que existen determinadas personas que desempeñan funciones que sin ser publicas se les asemejan perfectamente. De manera que puede establecerse que la existencia del instrumento público está sujeta a la calidad o cualidad de los sujetos que lo autorizan -con la salvedad realizada, teniendo en cuenta que además otros autores como el mencionado Llambías exige que además el autorizante debe ser capaz-, que obren dentro de la facultad que tengan para realizarlos asemejable a la noción de competencia y dentro de los márgenes que la ley ordena o establece. El tema esta notoriamente vinculado con el desarrollo del documento notarial, quizás por ser el único desarrollado por Vélez, que sirve de guía a los otros instrumentos por el codificador enumerados. De hecho, la primer tesis doctoral de un escribano en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires se remonta al año 1952, y su autor, el inolvidable González la tituló "Teoría general del instrumento público (Introducción al derecho notarial argentino y comparado)". De ahí todos los desarrollos de excelencia de la doctrina notarialista argentina vienen haciendo referencia clara y concreta al notario como creador del instrumento público, de donde surgen muy buenos análisis acerca de las bondades que el código brinda a quienes recurren a utilizar esta fantástica figura, en la advertencia innegable de una enorme y necesaria comunidad con los desarrollos de la doctrina civilista, digna del más grande elogio, respeto y consideración. Luego todos los temas vinculantes del instrumento se irán analizando en el transcurso de los artículos, como la fe pública, la tesis del funcionario, la teoría de las formas, entre otras, hasta llegar a la máxima creación notarial del derecho, que sigue las enseñanzas de Castán Tobeñas y de Vallet de Goytisolo que es la conformación auténtica del documento notarial. Finalmente, digamos en esta parte general, que la finalidad del instrumento público es la acreditación de la existencia de todo acto u hecho, casi asimilable a la plena prueba. Sobre esto, Couture enseña que ninguna prueba puede ser plenamente perfecta -aun que contenga fe pública-, ya que los actos de los hombres muchas veces se encuentran librados a la sinrazón -pensemos no sólo en errores o equivocaciones que merecerán luego ser corregidas, sino en los casos de inmoralidad o corrupción que se autorizan en el instrumento-. Para ello entonces se prevé la institución de la redargución de falsedad, como se analizará en el artículo correspondiente. 2. Enunciación legal El artículo en estudio no ofrece definiciones ni conceptualizaciones, por lo que encontrar una definición que seduzca a la mayor parte del auditorio seguirá siendo una hermosa tarea de creación de la doctrina dominante en la interpretación de los demás artículos del nuevo código, muy a pesar que existen ya definiciones, como vimos, absolutamente consolidadas. Esto no obsta a que podamos realizar un somero análisis, de acuerdo al espíritu encomendado para la redacción de la presente obra, de los tres incisos que presenta el artículo -en lugar de los diez que ofrece el art. 979 en una enumeración legal que es también, meramente enunciativa. 2.1. Las escrituras públicas y sus copias o testimonios Se refiere a la escritura pública, que es la especie más importante de los instrumentos públicos, fundamento del tráfico jurídico privado en su faz de protectora de la seguridad jurídica preventiva. El tema será analizado oportunamente, al tratar el art. 299. 2.2. Los instrumentos que extienden los escribanos o los funcionarios públicos con los requisitos que establecen las leyes Similar al inc. 2° del actual art. 979, el presente apartado se refiere a cualquier otro instrumento que extendieren los escribanos o notarios o los demás funcionarios públicos con los requisitos que establezcan las leyes. El presente inciso se refiere a los jueces de paz, agentes diplomáticos, y como bien han advertido Armella y Cifuentes, estos instrumentos pueden reconocer distintas procedencias: notarial, administrativa o judicial. No obstante, la referencia notarial a los otros instrumentos que extendieren los escribanos se refería generalmente, a las actas notariales, que no encontraban recepción legislativa en el código originario, y que sí la tienen a partir del art. 310. Sin embargo, otros autores plantean, siguiendo la tesis amplia de los instrumentos públicos ya referida, la posibilidad de incluir todos los instrumentos notariales que se otorgan fuera del protocolo como la certificación de autenticidad de las firmas, la práctica de inventarios, el desempeño de funciones de secretario de un tribunal arbitral, la redacción de actas de asambleas, la recopilación y firma del estudio de títulos, entre otros instrumentos de naturaleza notarial. 2.3. Los títulos emitidos por el Estado nacional, provincial o la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, conforme a las leyes que autorizan su emisión El presente inciso puede encontrar su antecedente vigente en el inc. 5° del art. 979. Se refiere aquí, con mejor redacción que el citado en último término, a aquellos títulos emitidos por los Estados referidos, sujeto a lo que disponga la normativa de su creación. Como bien aclara Armella aunque en su origen se trata de instrumentos particulares, cierto es que al revestirlos de autenticidad se facilita la circulación evitando la necesidad de tener que justificar la firma del funcionario público que los emite.

    III. JURISPRUDENCIA

    1. El concepto de instrumento público no se agota, en su perspectiva penal, con la enunciación que efectúa, a título meramente ejemplificativo, el art.979 del Cód. Civil" (CNCrim. y Correc., sala V,6/12/1979, La Ley Online) (Fuente: "Código comentado" de Cifuentes, t. 11,La Ley, Buenos Aires, 2011). 2. Resulta arbitraria la resolución que restringe el concepto de instrumento público al texto literal del art. 979 inc. 2° del C6d. Civil, sin dar razón suficiente para dejar desprovista de protecci6n legal la adulteración de documentos como el cuestionado ... (CSJN, 11/11/1997, LA LEY, 1999-D,753).

    Comentario Infojus del Art. 289 del C.C.C.N

    El articulo-289, se relaciona con el/los artículo/s antiguamente en el Código Civil Velezano
    ¿ No encontraste lo que buscabas? : Haz tu pregunta en el Foro

    Si no encontró el comentario de este Articulo revise el siguiente art. : Art Siguiente >>


    Artículo actualizado vigente de la Republica Argentina
    Fecha de vigencia: apartir del 1 de Agosto del Año 2015
    Fuente de información: infojus: Fuente: Infojus Codigo Comentado
¿Mejoramos la definición?
Puntos: 3 (3 votos)





[*] Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet
[*] Jurisprudencia en Fallos judiciales

Tendencias:


  1. liberalidad
  2. 1722
  3. 1740 c c y c
  4. 288
  5. confusion
  6. firma a ruego
  7. contrato de locacion de cosa
  8. procuracion de justicia
  9. representacion
  10. bienes corporales
  11. confarreación
  12. normas indisponibles
  13. sine manu
  14. 1699
  15. 1740 c c y c
  16. 380
  17. 773
  18. 949 ccyc
  19. art 2199 ccc
  20. art 762

Buscar en el sitio:


    • Codigo Civil Velezano Anotado  
    • Mapear Código de Velez

Síguenos en ...