Art. 2336 del Codigo Civil y Comercial


    C.C.C. Comentado >> LIBRO QUINTO - TRANSMISION DE DERECHOS POR CAUSA DE MUERTE >>
    TITULO VII - Proceso sucesorio >>
    CAPITULO 1 - Disposiciones generales >
    << Art Anterior || Art Siguiente >>

    Competencia. La competencia para entender en el juicio sucesorio corresponde al juez del último domicilio del causante, sin perjuicio de lo dispuesto en la Sección 9a, Capítulo 3, Título IV del Libro Sexto. El mismo juez conoce de las acciones de petición de herencia, nulidad de testamento, de los demás litigios que tienen lugar con motivo de la administración y liquidación de la herencia, de la ejecución de las disposiciones testamentarias, del mantenimiento de la indivisión, de las operaciones de partición, de la garantía de los lotes entre los copartícipes y de la reforma y nulidad de la partición. Si el causante deja sólo un heredero, las acciones personales de los acreedores del causante pueden dirigirse, a su opción, ante el juez del último domicilio del causante o ante el que corresponde al domicilio del heredero único.

    I. Relación con el Código Civil. Fuentes del nuevo texto

    Este artículo resume en su texto, las disposiciones contenidas en los arts. 3283, 3284 y3285 del Código Civil de Vélez Sarsfield, en cuanto fijan la competencia para conocer en el sucesorio al juez del último domicilio que tenía el causante. A su vez se adecua dicha prerrogativa a lo dispuesto por el art. 90 inc. 7° del texto derogado. Respecto del fuero de atracción, enseña Borda que el mismo funciona pasivamente, es decir, cuando la sucesión es demandada. En cambio, señala dicho autor, que cuando la sucesión actúa como actora -por ejercer los herederos acciones pertenecientes al difunto- se aplican las normas comunes de la competencia.

    II. Comentario

    1. Competencia. Regla general Este artículo resume en su texto, las disposiciones contenidas en los arts. 3283, 3284 y3285 del Código Civil de Vélez Sarsfield, en cuanto fijan la competencia para conocer en el sucesorio al juez del último domicilio que tenía el causante. Si bien resulta lógica la atribución por fuero de atracción a un mismo juez de todas las causas en las que se puedan ventilar directamente derechos sucesorios, encontramos una poco feliz redacción en la última parte de esta norma, a la que nos referimos en forma particular en el apartado siguiente. El sustento legal del fuero de atracción cuyos alcances establece el art. 2336, segundo párrafo del Proyecto se funda en la necesidad de radicar ante un mismo Tribunal todas las causas en las que se encuentren involucrados bienes que conforman el acervo hereditario del causante. La conveniencia de que el juez que interviene en el proceso sucesorio, en el cual está involucrado un patrimonio como universalidad jurídica, lo haga también en todas las demandas dirigidas contra dicho patrimonio que pueden afectar tal integridad, está sustentadas por diversos motivos, entre los que podemos citar: 1.1. Interés general de la justicia El fuero de atracción tiene su fundamento no sólo en razones de conveniencia práctica, sino también en el interés general de la justicia, que aconseja ese desplazamiento de la competencia a favor del órgano facultado para recaudar, liquidar y transmitir la totalidad de un patrimonio como universalidad jurídica, de allí que sea considerado de orden público y su vigencia declarable de oficio. 1.2. Conveniencia de la concentración ante un mismo juez de las demandas que involucran al patrimonio La finalidad del fuero de atracción en los juicios universales ante el mismo juez de los pleitos seguidos contra el causante, fallido o concursado, resulta conveniente, pues garantiza el principio de economía procesal donde se involucra un patrimonio como universalidad jurídica conozca de las demandas dirigidas contra el mismo y que puedan afectar su integridad. La jurisprudencia ha excluido de esta calificación a los procesos en los que por su materia; deben ventilarse ante jueces especializados: laborales o cuestiones societarias. Por otra parte, una de las razones jurídicas de índole extrapatrimonial que dan razón de ser al fuero de atracción del proceso sucesorio es la necesidad de uniformidad en el criterio de reconocimiento o desconocimiento del carácter de heredero a los diferentes sujetos reclamantes de una herencia. Por ello, la calidad de sucesor debe ser reconocida o negada por el mismo juez, pues de su apreciación dependerá la interpretación de las razones y pruebas que tiendan a lograr ese reconocimiento o desconocimiento. 1.3. Economía procesal En este sentido, implica respetar el principio de economía procesal, ordenar el trámite en todo lo que hace al patrimonio relicto, ante el juez que entiende en la tramitación del sucesorio, dado que, si lo pretendido ha de influir directamente en la masa hereditaria y por ende en la porción que han de recibir los herederos, la cuestión debe ser ventilada ante el juez referido a fin de facilitar la liquidación de la herencia y la división de los bienes. Ello, pues en definitiva, para que los herederos, legatarios, acreedores y todos los que tengan algún derecho sobre los bienes del causante, no se encuentren expuestos a tener que litigar en una multitud de tribunales diferentes, sea en razón del domicilio de cada uno de ellos, sea en razón de la situación de los bienes, sea por las demandas de garantía que tendrían que interponerse unos contra los otros, puesto, que como hemos referido en párrafos anteriores, es preciso que no haya más que un solo tribunal para decidir sobre todas las cuestiones relativas a la sucesión aún indivisa, y ese tribunal debe ser, naturalmente, el del lugar en que la sucesión se ha abierto, toda vez que allí los bienes y los negocios del difunto son más conocidos que en ninguna otra parte. Redunda lo expuesto anteriormente en la ventaja de facilitar la liquidación de la herencia, la división de los bienes y el pago de las deudas, concentrando ante el tribunal del sucesorio las demandas deducidas contra la sucesión aún indivisa. 2. Excepción. El caso del heredero único Como hemos señalado precedentemente, estimamos que no resulta feliz la incorporación del último párrafo del art. 2336 proyectado, pues el hecho de que se diga que se es heredero único no basta para variar la competencia del juez del sucesorio, y aun cuando se pudiera acreditar que se lo es, de todas maneras subsistiría la competencia del juez del último domicilio del causante, ya que bien podrían existir legatarios, o beneficiarios de cargos, que tuvieran algún interés en mantener la competencia del juez del último domicilio. Lo expuesto, tiene fundamento en asumir que antes de iniciarse el juicio sucesorio se puede demostrar la calidad de heredero de un sujeto, pero difícilmente se pueda acreditar que se es el único sucesor de éste. Sólo el desarrollo del proceso permitirá tener una relativa certeza de que existe un único heredero. Por todo ello, y siguiendo la pacífica y calificada doctrina que avala lo expuesto en los párrafos precedentes, estimamos que no resulta feliz la incorporación del último párrafo del art. 2336 proyectado, pues el hecho de que se diga que se es heredero único no basta para variar la competencia del juez del sucesorio, y aun cuando se pudiera acreditar que se lo es, de todas maneras subsistiría la competencia del juez del último domicilio del causante, ya que bien podrían existir legatarios, o beneficiarios de cargos, que tuvieran algún interés en mantener la competencia del juez del último domicilio. Como párrafo final, señalamos que debe amalgamarse lo que aquí se expone con la letra de los proyectados arts. 2643 y 2644.

    III. Jurisprudencia

    1. Para que el fuero de atracción de la sucesión cese, se requiere que no subsista la indivisión respecto de ningún bien del acervo hereditario, siendo insuficiente a tales fines la existencia de una partición parcial o de inscripción de la declaratoria de herederos, pues mientras que no se adjudiquen ut singuli los bienes de la herencia, ésta permanece como objeto de adquisición ut universitas , sin consideración a su contenido particular (CNCom., sala A, 7/4/2011, LA LEY, 2011-D, 237). 2. El juez de la sucesión resulta competente para entender en las demandas, relativas a los bienes hereditarios, interpuestas por alguno de los sucesores universales contra sus coherederos, ello por aplicación del art. 3284 inc. 1° del Cód. Civil (CNCiv., sala E, 9/11/2009, DJ, 3/3/2010, 518). LEY 26.994/14 CODIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACION LIBRO QUINTO - TRANSMISION DE DERECHOS POR MUERTE TÍTULO VII - PROCESO SUCESORIO CAPÍTULO 2 - INVESTIDURA DE LA CALIDAD DE HEREDERO Comentario de Ignacio GONZÁLEZ MAGAÑA

    Comentario Infojus del Art. 2336 del C.C.C.N

    El articulo-2336, se relaciona con el/los artículo/s antiguamente en el Código Civil Velezano
    ¿ No encontraste lo que buscabas? : Haz tu pregunta en el Foro

    Si no encontró el comentario de este Articulo revise el siguiente art. : Art Siguiente >>


    Artículo actualizado vigente de la Republica Argentina
    Fecha de vigencia: apartir del 1 de Agosto del Año 2015
    Fuente de información: infojus: Fuente: Infojus Codigo Comentado
¿Mejoramos la definición?
Puntos: 4 (2 votos)





[*] Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet
[*] Jurisprudencia en Fallos judiciales

Tendencias:


  1. 1721
  2. 1741
  3. 261
  4. inoponibilidad
  5. 1713
  6. 1724
  7. 1729
  8. 1735
  9. 1736
  10. 1770
  11. 1780
  12. 2445
  13. 340
  14. 38
  15. actos procesales
  16. alter ego
  17. beneficio de competencia
  18. daño licito
  19. in extremis
  20. recesivo

Buscar en el sitio:


    • Codigo Civil Velezano Anotado  
    • Mapear Código de Velez

Síguenos en ...