Art. 2315 del Codigo Civil y Comercial


    C.C.C. Comentado >> LIBRO QUINTO - TRANSMISION DE DERECHOS POR CAUSA DE MUERTE >>
    TITULO IV - Petición de herencia >>
    << Art Anterior || Art Siguiente >>

    Actos del heredero aparente. Son válidos los actos de administración del heredero aparente realizados hasta la notificación de la demanda de petición de herencia, excepto que haya habido mala fe suya y del tercero con quien contrató. Son también válidos los actos de disposición a título oneroso en favor de terceros que ignoran la existencia de herederos de mejor o igual derecho que el heredero aparente, o que los derechos de éste están judicialmente controvertidos. El heredero aparente de buena fe debe restituir al heredero el precio recibido; el de mala fe debe indemnizar todo perjuicio que le haya causado.

    I. Relación con el Código Civil. Fuentes del nuevo texto

    En primer lugar y en torno a la validez de los actos hechos por el heredero en apariencia, conviene referir al art. 2362 del Código Civil en su anterior redacción, que disponía que "Todo poseedor tiene para sí la presunción de la buena fe de su posesión, hasta que se pruebe lo contrario, salvo los casos en que la mala fe se presuma". Es decir que, en principio, el poseedor de los bienes, aun cuando después se resolviera su vocación y quedara desplazado del llamamiento, estaba bajo la presunción de buena fe, ello coloca en una situación de garantía al aparente frente a terceros. Por supuesto que esta presunción era iuris tantum y, por ende, revertible. Máxime en el supuesto de connivencia entre el tercero y el heredero aparente. Por su parte, el art. 2433 del anterior Código Civil disponía que aun cuando fuera un poseedor de buena fe, una vez notificado de la demanda de restitución, y habiendo alcanzado una condena en su contra, debía los frutos desde la notificación de la demanda y debía los frutos que por su negligencia hubiese dejado de percibir. No debía los que el demandante hubiera podido percibir. Tampoco respondía por pérdida y deterioro de la cosa causados por caso fortuito. Respecto de los actos de disposición, más allá de la buena o mala fe, eran clasificados por el carácter oneroso o gratuito. El art. 3430 de la redacción anterior del Código Civil establecía que "Los actos de disposición de bienes inmuebles a título oneroso efectuados por el poseedor de la herencia, tenga o no buena fe, son igualmente válidos respecto al heredero, cuando el poseedor ha obtenido a su favor declaratoria de herederos o la aprobación judicial de un testamento y siempre que el tercero con quien hubiese contratado fuere de buena fe". En este caso, es decir, siendo el heredero de buena fe, y no habiendo connivencia con el tercero adquirente, sólo debía restituir el precio recibido. Por el contrario, siendo de mala fe, además de la restitución del precio, le cabía la indemnización de cualquier perjuicio que hubiera provocado con la disposición del bien. Fuente: Proyecto de 1998, art. 2257.

    II. Comentario

    Con la legislación anterior, se planteaba un problema respecto a la relación de los actos jurídicos celebrados por el heredero aparente con terceros. Se sostenía que toda transmisión hereditaria contenía en sí un título imperfecto para el adquirente, ya que desde el momento en que en los antecedentes del dominio hubiera alguna transmisión hereditaria, no habría título perfecto, y nadie estaría exento, por más precauciones que adoptara, del evento de ser despojado de su derecho de propiedad. Ello era en atención a la posibilidad de la aparición de un heredero que despojara al aparente, enajenante, y obligara a la restitución del bien. Era necesario dar un marco más claro y una mayor seguridad jurídica, y la nueva normativa parece alcanzar ese objetivo en cuanto dispone la validez de los actos de administración del aparente hasta la notificación de la demanda de petición de herencia, excepto que haya habido mala fe suya y del tercero con quien contrató. Significa entonces que el acto de administración del heredero aparente, realizado antes de la notificación de la demanda de petición de herencia es válido, en líneas generales y salvo que se probara que hubo mala del aparente "y" del contratante de éste. O sea que la sola mala fe del heredero aparente, en este caso, no afecta la validez del acto, salvo que se pruebe la connivencia con el tercero contratante. Respecto de los actos de disposición, son también válidos si los terceros adquirentes son de buena fe e ignoran la existencia de herederos de mejor o igual derecho que el enajenante en tal carácter o que los derechos de éste están judicialmente controvertidos, significa entonces que el acto de disposición realizado mediando una cautelar sobre el bien transmitido, puede ser atacado y alcanzado por la acción de petición de herencia en su aspecto reivindicatorio. Pero en conclusión, la regulación de este aspecto de la acción protege en definitiva al adquirente de buena fe, dejando a cargo del heredero aparente la carga de restituir el bien en su valor y ya no en especie, sin perjuicio de los accesorios y la indemnización que le corresponde en caso de ser de mala fe. En conclusión, la reforma reconoce la opinión dominante en materia de petición de herencia, admitiendo que esta acción se limita a la discusión del carácter de heredero, dejando fuera de su alcance el supuesto de acción contra el mero poseedor, dejando para este caso a salvo las acciones reales que hubiere ostentado el causante en caso de encontrarse vivo. Además se concluye el debate sobre la prescripción de la acción estableciendo su imprescriptibilidad y su relación con la usucapión de las cosas en particular y la expresa responsabilidad de indemnización del heredero aparente de mala fe, por cualquier perjuicio causado.

    III. Jurisprudencia

    1. La heredera que no denunció la existencia de coherederos en el juicio sucesorio y enajenó un bien inmueble perteneciente al acervo sucesorio, no puede ser calificada como heredera aparente de mala fe, ya que los actores no adujeron desconocimiento del fallecimiento de los causantes (CNCiv., sala J, 28/9/2005, DJ 8/2/2006, 304; DJ del 24/5/2006, 238 con nota de Néstor E. Solari). 2. La circunstancia que la venta efectuada por el heredero aparente (art. 3430, Cód. Civil), se ha realizado por un precio inferior a la cotización real del inmueble, no puede ser considerado como un indicio de la falta de buena fe del mismo cuando se demostró el estado de abandono en el que se hallaba la finca al momento de la operación, lo que torna razonable el bajo precio por ella abonado (CCiv. Com. Crim. y Correc. Zárate, 16/5/1995, LLBA 1996-561). 3. La validez es la regla respecto de los actos de disposición realizados por el heredero aparente en favor de un tercero de buena fe, siendo esencial la buena o mala fe del tercero para juzgar la validez o nulidad del acto, sin que tenga ninguna implicancia en la suerte del negocio la buena o mala fe del heredero aparente, pues no se trata de protegerlo a él sino a quienes contrataron con él (CCiv. y Com. Lomas de Zamora, sala II, 13/6/1996, LLBA 1996-1053). LEY 26.994/14 CODIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACION LIBRO QUINTO - TRANSMISION DE DERECHOS POR MUERTE TÍTULO V - RESPONSABILIDAD DE LOS HEREDEROS Y LEGATARIOS. LIQUIDACIÓN DEL PASIVO Comentario de Fernando PÉREZ LASALA

    Comentario Infojus del Art. 2315 del C.C.C.N

    El articulo-2315, se relaciona con el/los artículo/s antiguamente en el Código Civil Velezano
    ¿ No encontraste lo que buscabas? : Haz tu pregunta en el Foro

    Si no encontró el comentario de este Articulo revise el siguiente art. : Art Siguiente >>


    Artículo actualizado vigente de la Republica Argentina
    Fecha de vigencia: apartir del 1 de Agosto del Año 2015
    Fuente de información: infojus: Fuente: Infojus Codigo Comentado
¿Mejoramos la definición?
Puntos: 2 (1 votos)





[*] Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet

Noticias Destacadas:

Buscar en el sitio:


    • Codigo Civil Velezano Anotado  
    • Mapear Código de Velez

Síguenos en ...