Definición de propiedad


    En general, cuanto nos pertenece o es propio, sea su índole material o no, y jurídica o de otra especie. | | Atributo, cualidad esencial. Facultad de gozar y disponer ampliamente de una cosa. | | Objeto de ese derecho o dominio. Predio o finca. Por abreviación, y contraponiéndolo al usufructo, la nuda propiedad (v.e.v.). Defecto opuesto al voto de pobreza en que incurre el profeso al usar como propia alguna cosa.
    En la principal de las acepciones jurídicas, como derecho real máximo de una persona sobre una cosa, las Partidas entendían por propiedad el señorío que el hombre tiene en la cosa o poder que el hombre tiene en la cosa para hacer de ella lo que quiera, según Dios y según tuero. En el Derecho romano, "Hipando las diversas facultades que la propiedad implica, se consideraba como el derecho constituido sobre cosa corporal, del cual nace la facultad de disponer libremente de ella, percibir sus frutos y reivindicarla, a no ser que dispongan en contrario la ley, la convención o la voluntad del testador; y también como el jas utendi (derecho de usar), fruendi (de percibir los frutos), abutendi (de abusar, en acepción muy dudosa), possidendi (de poseer), alienandi (de enajenar), disponendi (de disponer) et vindicandi (de reivindicar).
    El Cód. Civ. arg., que adopta la definición de los autores franceses Aubry y Rau, entiende por propiedad o dominio: "El derecho real en virtud del cual una cosa se encuentra sometida a k voluntad y a la acción de una persona" (art. 2.506). Para el Cód. Civ. esp.: "La propiedad es el derecho de gozar y disponer de una cosa sin más limitaciones que las establecidas en las leyes" (art. 348). En este mismo precepto y en los inmediatos se completa el concepto de propiedad con el derecho de reivindicación contra todo tenedor o poseedor (ha de entenderse ilegítimo); con el de no poder ser privado de la propiedad sino por causa de utilidad pública y previa indemnización; y concretamente, en relación con los inmuebles» afirmando que la propiedad del terreno implica la de la superficie y la del subsuelo, sin perjuicio de las servidumbres y de las disposiciones de las leyes de minas y otras especiales.
    Como exposición general del contenido, fundamento de la propiedad, lindero con la posesión y especies, se resumen diversos conceptos de Escrichc, Rcconocer. esta voz dos acepciones: tan pronto expresa el derecho en sí mismo, que también se llama dominio, y tan pronto significa la misma cosa en que se tiene el derecho. Dícese que es el derecho de gozar, esto es, de sacar de la cosa los frutos que puede producir y todos los placeres que puede dar; de. disponer,- esto es, de hacer de ella el uso que mejor nos padezca; de mudar su forma, de enajenarla, destruirla, en cuanto no se opongan las leyes. La propiedad de una cosa nos da derecho sobre todo lo que ésta produce, y sobre todo lo que se incorpora accesoriamente, sea por obra de la naturaleza, sea por obra de nuestras manos, (v. ACCESIÓN.) La propiedad, agrega, es obra de la ley civil Antes del establecimiento de las leyes, e¿ hombre no tenía sobre las cosas que ocupaba más derecho que el de la fuerza con que las defendía y conservaba, hasta que un rival más fuerte le privaba de ellas; de suerte que las cosas se adquirían por la ocupación, se conservaban por la posesión, y se perdían con la pérdida de ésta. En medio de un estado tan precario vino la ley civil, y estableció cierto vínculo moral entre la cosa y la persona que la había adquirido; vínculo que ya no pudo romperse sin la voluntad de la persona, aun cuando la cosa no estuviese en su mano. Este vínculo era el derecho de propiedad, distinto e independiente de la posesión; de modo que desde entonces pudo uno ser propietario sin poseer la cosa, y poseerla sin ser propietario. La propiedad es, pues, un derecho, y la posesión no es más que un hecho: la propiedad puede conservarse, aunque se pierda la posesión; y la posesión puede conservarse asimismo aunque se pierda la propiedad. Mas la propiedad y la posesión se presumen en el propietario mientras no conste lo contrario.
    La propiedad —expresa también el citado autor— se divide en perfecta e imperfecta. El vínculo que existe entre el propietario y la cosa que le pertenece es efectivamente susceptible de división. Cuando no está dividido, cuando ningún derecho extraño viene a limitar el ejercicio del derecho de la propiedad, se dice que la propiedad es perfecta. Cuando el vínculo está dividido, cuando el ejercicio del derecho de propiedad está limitado por un derecho que pertenece a otro propietario, se dice entonces que la propiedad es imperfecta. Estas sustracciones, estos desmembramientos del derecho de propiedad, se llaman servidumbres, por analogía de la esclavitud de las personas; porque así como una persona está en esclavitud cuando debe sus servicios a otra, del mismo modo un predio o heredad está en una especie de esclavitud o servidumbre cuando debe sus servicios a otro diferente del propietario. Vulgarmente se llama propiedad, y también nada propiedad, el deminio que no va acompañado del usufructo, y plena propiedad, el dominio que va acompañado del usufructo: es decir, que nuda propiedad es el derecho de disponer de una cosa, salvo el derecho de disfrutarla o gozar de sus frutos, que pertenece a otra persona; y plena propiedad es el derecho de disponer y de gozar de la cosa. Sigúese pues que la nuda propiedad es una especie de la propiedad imperfecta; y la propiedad plena, una especie de la propiedad perfecta, si acaso no es la misma en toda su extensión. La ley que creó el derecho de propiedad, mirándole como el más identificado con nuestra existencia, le hizo estable al mismo tiempo y le aseguró contra los conatos de artificio y la violencia, imponiendo severas penas a los que osasen turbarnos o privarnos de su goce; luego le hizo comunicable, dando origen a los contratos; y al fin le hizo transmisible en el instante de la muerte, abriendo las puertas a los testamentos y sucesiones.
    Aun cuando sin escrúpulos técnicos pueden empicarse como sinónimos propiedad y dominio (v.&v.), y así se adviene en las leyes, que también alternan los términos de sus titulares (propietario y dueño), sutilizando se pretende diferenciar una y otro, fundándose en la etimología latina de que dominio significa señorío de algo inmueble, en cuanto es objeto de propiedad. Gregorio López y otros antiguos autores, consideraban más extenso el dominio que la propiedad; ya que aquél comprendía tanto el directo o del propietario, como el del útil del enfiteuta y del usufructuario. Contrariamente, Azcárate sostiene que a la voz propiedad debe dársele un sentido genérico, que incluya todas las relaciones jurídicas de esa naturaleza, lo mismo la totalidad de ellas que cada una en particular; mientras que el dominio tiene un sentido específico que denota el conjunto de esas relaciones cuando está indiviso. La propiedad y el dominio tienen de común el ser, en el fondo, una relación económica del hombre para el aprovechamiento de las utilidades de las cosas; la primera puede aplicarse a toda clase de relaciones de esta naturaleza; el segundo se refiere estrictamente a la unidad indivisa de esta relación cuándo el sujeto despliega su pleno poder sobre las cosas. Así, no toda propiedad es dominio, pero éste constituye un género de propiedad.
    Como fundamentos de la propiedad se alegan la ocupación, el trabajo, la satisfacción de las necesidades humanas, la mayor producción de riqueza, la convención y la ley. Bentham, ardoroso partidario de esta última teoría, exclamaba: "La propiedad y la ley han nacido juntas y juntas morirán. Antes de las leyes no hay propiedad; quitad las leyes y toda la propiedad cesa".
    Situándose en la oposición doctrinal, todas las teorías socialistas o comunistas combaten la propiedad y sus males en mayor o menor medida, por convertirla en monopolio de los menos y arma poderosa de explotación de los más. La culminación de esta tendencia se halla en las vibrantes palabras de Proudhon: "La propiedad es un robo".
    Luego de las luchas sociales del siglo xix, y de la penetración progresiva de las asociaciones de los trabajadores en la legislación y en las constituciones del siglo XX, la propiedad ha sufrido una evolución trascendental que ha llevado a estimarla no ya como un derecho, sino como un deber. Aun perpetua y expansiva siempre, de las escasas limitaciones del dominio (v.e.v.), que la restringían antiguamente, se ha pasado a la efectividad mayor o menor de la función social de la propiedad (v.e.v.). Concluye de ese modo la opinión de que la propiedad, además del derecho de uso, concedía el de abuso de las cosas; contrasentido jurídico: porque, donde comienza el abuso, el derecho termina. Como restricciones más permanentes de la propiedad se encuentran la expropiación por causa de utilidad pública, las servidumbres, los impuestos, las interdicciones de siembras, plantaciones y vistas en los linderos de las propiedades.
    Por ocupación, accesión, invención o hallazgo, sucesión, prescripción y por tradición o entrega de la cosa, a través de ciertos contratos (especialmente los de la compraventa, permuta, donación, préstamo y renta vitalicia), se adquiere y transmite la propiedad, tema ampliamente desenvuelto en las voces ADQUISICIÓN DE LA PROPIEDAD y MODOS DE ADQUIRIR.
    Como defensa jurídica de la propiedad se encuentran la acción reivindicatoría, la confesorio, negatoria, e incluso la publiciana, si el propietario, a la vez poseedor, prefiere utilizar la prueba más sencilla en principio de la posesión, (v. las acciones cit.) Penalmente, además de la misma acción personal, a través de la legítima defensa, los códigos establecen un largo repertorio de delitos contra la propiedad (v.e.v.).
    Complementariamente, véanse las voces ABUSO DEL DERECHO, BIENES y sus clases, COPROPIEDAD, DERECHO REAL, POSESIÓN, "PROPRIETAS". (407, 412, 536, 984, 1.065, 1.775, 1.840, 2.168, 2.313, 2351, 2.356, 2.392, 2.619, 3.326, 3.421, 3.434, 3.913, 3.955, 4.117, 4279, 4379, 4.428, 4.685, 4.686, 4.689, 4.872, 4.959, 4.990, 5.145, 5.198, 5.595, 5.596, 5.788, 5.868, 6.137, 6.139, 6.151, 6255, 6.283.)

    Más Definiciones del Diccionario Derecho General


    Inicio >> Diccionario de derecho >> Palabras con la Letra p >> Más Definiciones del Diccionario Derecho General >> propiedad
¿Mejoramos la definición?
Puntos: 0 (0 votos)





[*] Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet

Noticias Destacadas:

Diccionario online Español

Búsqueda por letra: A  -  B  -  C  -  D  -  E  -  F  -  G  -  H  -  I  -  J  -  K  -  L  -  M  -  N  -  O  -  P  -  Q  -  R  -  S  -  T  -  U  -  V  -  W  -  X  -  Y  -  Z

Búsqueda por Categoria:
  • Enciclopedia Escolar
  • Diccionario de Pedagogía
  • Diccionario de Educacion Especial
  • Diccionario de Gramática
  • Diccionario de Fonética
  • Diccionario de Tecnología
  • Diccionario de Computación
  • Diccionario de Linguística
  • Diccionario de Biografias
  • Buscar en el sitio:

    Síguenos en ...