Definición de huelga  



    Lapso en que no se trabaja. Cesación colectiva y concertada del trabajo por parte de los trabajadores, con el objeto de obtener determinadas condiciones de sus patronos o ejercer presión sobre los mismos. Se producen también con carácter político contra el poder público. Por el contrario el lock-out es la cesación del trabajo por imposición de los dueños de la industria o comercio.
    La huelga, si es admitida por la ley, puede ser legal o ilegal, según que la cesación del trabajo se realice de acuerdo con las disposiciones establecidas para que pueda ser declarada en la primera forma. Se pretende, empero, considerar todas las huelgas como ilegales; lo cual va, en gran parte, en contra de la libertad de trabajo. La huelga no significa en todos los casos la ruptura del contrato de trabajo del obrero huelguista y su patrono. Si la huelga es declarada lícita, o sea, si es admitida por el legislador, la misma no hace más que suspender en sus efectos el contrato de trabajo, pero no lo disuelve. Para saber si la huelga es legal, o no, es necesario determinar si se han observado, en cuanto al plazo, condiciones y forma, las normas previstas en la ley. Las huelgas que tienden a un fin político o social, esto es, que no son puramente laborales, pueden ser consideradas como contrarias al Derecho.
    Dentro de un riguroso tecnicismo laboral debe distinguirse entre huelga y conflicto de trabajo, como efectúa con acierto Ramírez Gronda al decir: "La huelga no es un conflicto de trabajo* sino un hecho que aparece como consecuencia de un conflicto de intereses y que tiende precisamente a influir sobre el conflicto mismo. La prueba de que la huelga y el conflicto colectivo son cosas distintas — aunque generalmente vayan unidos—, está eñ el hecho muy visible de que existen conflictos que se ventilan y solucionan sin que los trabajadores recurran a la huelga; y también existen huelgas que no tienen por origen una controversia económica o de intereses". El conflicto precede a la huelga y e9 el origen de ésta, como también la coalición anuncia casi siempre el estado de huelga. El conflicto indica la posición controvertida entre partes: la coalición torna patente esa oposición entre empresarios y trabajadores, mediante* una intimación que puede ir seguida, o no, del estado de huelga o de paro.
    Enseña J. Dauby que la etimología misma de la palabra huelga implica lo remoto de este fenómeno social. Utiliza un juego de palabras del idioma francés, para da-nos la evidencia de esa antigüedad y las causas más próximas a nosotros de este fenómeno social: "La plaza del ayuntamiento de París se llamaba anteriormente Plaza de «Grève», o plaza de la huelga... Cuando los obreros estaban descontentos de- las condiciones de trabajo se colocaban en huelga {grève), lo cual quiere decir, literalmente, en la Plaza de Grève, a la espera de mejores propuestas".
    Tres grandes movimentos históricos han sido catalogados como huelgas sin serlo: el de Espartaco, en el año 74 a. de J. C.; el de Normandia, en tiempo de Ricardo, a fines del siglo x; y el de los tipógrafos de Lyón, en el siglo xvi. Propiamente, las huelgas hacen ya a fines del siglo xvni, como consecuencia del carácter individualista del Derecho que desconocía la existencia de intereses profesionales y rechazaba la posibilidad de conflictos colectivos de trabajo, por cuanto la clase trabajadora no podía provocarlos estando, como estaba, condenada a perpetua miseria. La escuela liberal clásica sostenía la tesis pesimista de que pretender elevar el nivel de vida de los trabajadores no habría de traer otros resultados que aumentar el número de nacimen- tos, y con ello, la oferta de más brazos y una mayor miseria. Pero el problema había de plantearse, ya entrado el siglo xix, cuando se opusieron y se enfrentaron, con inusitada vehemencia, los intereses inmediatos de los trabajadores y de los patronos.
    La evolución del derecho de huelga tiene, en la legislación europea, tres períodos definidos: el primero, por la prohibición de las coaliciones; el segundo, por la libertad de las mismas; el último, por la declinación de esa libertad. El primer periodo se caracteriza por la huelga considerada como delito. En tal sentido, el art. 556 del Cód. Pen. esp. disponía que serían castigados, con la pena de arresto mayor, quienes se coligaren con el fin de encarecer o abaratar abusivamente el precio del trabajo o regular sus condiciones. Ese artículo fué expresamente derogado por el | | de la Ley de 27 de abril de 1909, que reguló el derecho de los patronos y obreros a coligarse, declararse en huelga y acordar el paro, para la defensa de sus respectivos intereses, en la forma y condiciones que en la misma se expresaban. Dicha ley reconocía a los trabajadores el ejercicio del derecho de huelga, como consecuencia incidental del contrato de trabajo ; pero condicionaba este derecho para evitar los excesos económicos y sociales.
    La huelga, que indica en nuestro idioma la idea de holganza, dejó de ser hace mucho tiempo un fenómeno exclusivo de la lucha de clases, para convertirse, por extensión, en un medio de acción política. La huelga es un estado de guerra, al que precede la coalición, especie de ultimátum, en la frase consagrada de Pie, El problema de la huelga puede considerarse, en parte, igual al de la legítima defensa en el Derecho PenaL El Estado se encuentra en tal impotencia, que ha de dejar en poder de los particulares medios suficientes para que ellos, a falta de la autoridad, pueden por sí mismos repeler toda agresión injusta. La legítima defensa se presenta como un defecto de la organización estatal. De la misma forma, el Estado, al no poder impedir que cristalicen los hechos productores de las situaciones de huelga, reconoce este derecho. Pero la huelga, derecho más supuesto que real, aterra en verdad a los gobiernos; pues en su ejercicio descubren la expresión de violencias y el sistema adecuado para obtener, en ocasiones, ilegítimas conquistas.
    La realidad es que las huelgas han signficado en el pasado mucho, quizás demasiado, para el progreso y bienestar de la clase trabajadora. Bastantes, bueno es reconocerlo, han resultado injustas, arbitrarias; pero no todas pueden calificarse en igual forma. Por otra parte, conviene observar que durante el siglo XIX no hubo más que expresiones parciales de huelgas, y, .sin embargo, el progreso industrial no se acentuó tanto como en el siglo xx. en el que las huelgas adquieren su mayor desarrollo y revisten carácter endémico.
    El problema actual 9obre el derecho de huelga lleva a limitar éste. Y ello, como afirmó Vatbier, porque la historia de las huelgas puede, reducirse a estas pocas palabras: ruina del patrono, miseria del trabajador y alteración del orden público. Como sostuvo Jules Simón, si las huelgas son vencidas, los trabajadores pierden; y si las ganan, se arruinan también, al hundirse sobre ellos la fortaleza combatida. De ahí que la conciencia actual, en torno a este problema, esté en parte inspirada por Jaurés, quien hace cerca de cuarenta años señaló ya que, si algún día fuera abolida la lucha de clases, el recurso de las huelgas horrorizaría a la humanidad reconciliada.
    Como derecho, el de huelga para los trabajadores, y el de paro para los patronos, está reconocido en casi todos los textos constitucionales iberoamericanos, en tanto otros sólo declaran como derecho el de huelga; en uno y en otro caso se limita por la ley el ejercicio de este derecho. Aun cuando en algunas Constituciones se restrinja también el derecho de huelga, al no concederse para los trabajadores de los servicios públicos, tal mención no es, en realidad, necesaria en los textos constitucionales, dado que no cabe concebir el derecho de huelga como absoluto.
    Inglaterra, que declaró la libertad de coalición por la Ley del 21 de junio de 1824, considera por la Ley del 29 de julio de 1927, legal únicamente la huelga por causas económicas. Tal precedente ejerció fuerte influencia en los países europeos; y, así, en Francia, desde 1884 se permiten las coaliciones patronales y obreras, por una ley del -citado año que derogó el art. 416 del Cód. Pen., que castigaba como delito la coalición.
    En España, mención de tipo indirecto en la legisle ción posterior al 1939, sobre huelga y paro patronal, es la contenida en el n* 2 de la Declaración XI del Fuero del Trabajo, donde se expresa: "Los actos individuales o colectivos que de algún modo turben la normalidad de la producción, o atenten contra ella, serán considerados como delitos de lesa Patria".
    En el texto penal de 1944 se castigan como sedición los paros patronales y las huelgas obreras (art. 222).
    El nuevo art. 14 de la Const. consagra el derecho de huelga en la Argentina, en tanto que la Ley 14.786 establece normas para sustanciar * conflictos de intereses, estableciendo la instancia conciliatoria obligatoria y el arbitraje facultativo. Resoluciones del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, muchas de ellas contradictorias, han recaído en relación a los numerosos conflictos de trabajo producidos en los últimos años, sin que sea actualmente posible calificar las huelgas en legales o ilegales, dado lo absoluto de aquel derecho.
    Se encuentra en vigor el art. 158 del Cód. Pen. arg. que dispone: "Será reprimido con prisión de un mes a un año, el obrero que ejerciere violencia sobre otro para compelerlo a tomar parte en una huelga o boycot", (y. CONTRATO DE TRABAJO, DERECHO A TRABAJAR, DESPIDO, "LOCK-OUT", LIBERTAD DE TRABAJO.)

    Más Definiciones del Diccionario Derecho General


    Inicio >> Diccionario de derecho >> Palabras con la Letra h >> Más Definiciones del Diccionario Derecho General >> huelga
¿Mejoramos la definición?
Puntos: 0 (0 votos)





¿ Te sirvió el artículo ? Compártelo!
           
     



Cantidad de vistas: 785
[ Destacado del año]:   Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet
[ Destacado del mes ]:   Jurisprudencia en Fallos judiciales


[*] Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet
[*] Jurisprudencia en Fallos judiciales

Tendencias:


  1. mies
  2. indicio
  3. bobanilla
  4. arboribus
  5. profesional
  6. calumnia
  7. censura
  8. legitimum
  9. malefico
  10. frontera
  11. horrorifico
  12. retroactivo
  13. zin
  14. 21 años de edad
  15. contumasia
  16. consul
  17. dictador
  18. exigibilidad
  19. indebido
  20. mascara

Diccionario online Español

Búsqueda por letra: A  -  B  -  C  -  D  -  E  -  F  -  G  -  H  -  I  -  J  -  K  -  L  -  M  -  N  -  O  -  P  -  Q  -  R  -  S  -  T  -  U  -  V  -  W  -  X  -  Y  -  Z

Búsqueda por Categoria:
  • Enciclopedia Escolar
  • Diccionario de Pedagogía
  • Diccionario de Educacion Especial
  • Diccionario de Gramática
  • Diccionario de Fonética
  • Diccionario de Tecnología
  • Diccionario de Computación
  • Diccionario de Linguística
  • Diccionario de Biografias
  • Buscar en el sitio:

    Síguenos en ...