Definición de aceptación  



    La manifestación del consentimiento concorde, como productor de efectos jurídicos, constituye el acto de aceptación, que consiste en admitir la proposición hecha o el encargo conferido.
    Por la aceptación se manifiesta el consentimiento, y éste es uno de los requisitos exigidos para la existencia del contrato. La aceptación, como el consentimiento, puede ser de índole expresa o tácita. La primera, cuando se formula de palabra o por signos equivalentes; la segunda, cuando se infiere de acciones o- hechos que permiten presumir que es ésa la manifestación de voluntad.
    Por la aceptación nace la relación de Derecho de la cual surgen, como obligaciones, la del oferente dé cumplir la oferta y la del aceptante de levantar las cargas y compromisos que hubiera adquirido. Para que haya contrato es necesario que exista aceptación, o sea, consentimiento; pues siendo el contrato el acuerdo de dos o más voluntades, sin esta aceptación no puede existir aquél.
    El silencio no constituye aceptación; quien calla no otorga, ya que nada expresa. Únicamente lo es cuando debiendo hablar, pudiendo hacerlo, estando obligado a manifestarse por razón de circunstancias, se calla.
    El silencio configura a veces una aceptación tácita establecida previamente; como en todos aquellos casos en que las cláusulas contractuales determinan su prórroga automática por el lapso fijado, de no declararse con alguna antelación la voluntad de extinguir la relación jurídica.
    El silencio no constituye aceptación, aunque ad se declare cuando media coacción, miedo o intimidación. Sucede esto en la esfera pública y en los regímenes dictatoriales —descarados o encubiertos—, donde se entiende que quien no protesta, está conforme. En verdad significa algo muy distinto, como sumisión, sojuzgamiento, resignación ante un poder excesivo y ante recursos muy limitados de defensa. En ocasiones, sí, se traduce en efectos jurídicos positivos! descuentos de haberes, adhesiones a manifestaciones políticas, etc. Tales aceptaciones son viciosas en el origen, y más desdoran a quien las impone que al que las sufre", víctima en realidad.
    El Derecho romano, como formalista, exigía ciertas manifestaciones para que la aceptación tuviera efectos jurídicos. El Ordenamiento de Alcalá derogó ese formalismo al establecer elv principio de la fe en la palabra« pacta sunt servanda (v.e.v.) al proclamar que, en cualquier manera que el hombre quisiera obligarse, quedaba obligado. Esta regla incorpora al art. 1.258 del Cód. Civ. esp., al expresar que: "Los contratos se perfeccionan por el mero consentimiento, y desde entonces obligan, no sólo al cumplimiento de lo expresamente pactado, sino también a todas las consecuencias que, según su naturaleza, sean conformes a la buena fe, al uso y a la ley".
    Norma similar formula el art. 1.197 del Cód. Civ. arg.. al proclamar el imperio de la voluntad, a la que le da el mismo efectos que a la ley». "Las convenciones hechas en los contratos forman para las partes una regla a la cual deben someterse como a la ley misma". Y el art.. 1.198 expresa: "Los contrates obligan no sólo a lo que esté formalmente expresado en ellos, sino a todas las consecuencias que puedan considerarse que hubiesen sido virtualmeule comprendidas en olios", Las normas de aplicación, de acuerdo con el Cód. CiV. arg., son: el consentimiento debe manifestarse por ofertas o propuestas de una de las partes, y aceptarse por la otra (art. 1.144); y puede ser expreso o tácito (art. 1.145). Este ultimo "se presumirá si una de las partes entregare y la otra recibiere la cosa ofrecida o pedida; o si una de las partes hiciera lo que no hubiera hecho, o no hiciere lo que hubiera hecho si su intención fuese no aceptar la propuesta u oferta" (an. 1.140). "Entre personas ausentes, el consentimiento puede manifestarse por medio de agentes o correspondencia epistolar" (art. 1.147). "Para que haya promesa, ésta debe ser hecha a persona o personas determinadas sobre un contrato especial, con todos los antecedentes constitutivos de los contratos" (art. 1.148). "La oferta quedará sin efecto si una de las partes falleciere, o perdiese su capacidad para contratar; el proponente, antes de haber sabido la aceptación, y la otra, antes de haber aceptado" (art. 1.149). "Las ofertas pueden ser retractadas mientras no hayan sido aceptadas, a no ser que el que las hubiere hecho, hubiere renunciado a la facultad de retirarlas, o se hubiese obligado, al hacerlas, a permanecer en ellas hasta una época determinada" (art. 1.150). "La oferta o propuesta hecha ver- balmente no se juzgará aceptada si no lo fuese inmediatamente; o si hubiese sido hecha por medio de un agente, y éste volviese sin una aceptación expresa" (art. 1.151). "Cualquiera modificación que se hiciere en la oferta, al aceptarla, importará la propuesta de un nuevo contrato" (art, 1.152). Si la ofer.a hubiese sido alternativa, o comprendiendo cosas que pueden separarse, la aeeptñmn de .una de ellas concluye el contrato. Si las dos cosas no pudiesen separarse, la aceptación de sólo una de ellas importará la propuesta de un nuevo contrato" (art. 1.153). "La aceptación hace sólo perfecto el contrato desde que ella se hubiese mandado al proponente" (art. 1.154). (v. los arts. 1.155 y ss. del Cód. Civ.) El Cód. Civ. esp. se refiere al modo de manifestar el consentimiento contractual en los art. 1.261 y ss.
    "El consentimiento se manifiesta por el concurso de la oferta y de la aceptación sobre la cosa y la causa que han de constituir el contrato" (art. 1.262).
    La aceptación posee significados y matices jurídicos y generales que la apartan del consentimiento o simple adhesión a una oferta o propuesta. Por de pronto, como equivale al acto de recibir voluntariamente una cosa cualquiera, carece en ocasiones de todo compromiso o aspecto jurídico; por ejemplo, el que acepta en la calle un prospecto donde se ofrecen en venta distintos bienes.
    F.n plano distinto al de la igualdad teórica contractual, la aceptación presenta carácter de autoridad, de jerarquía superior, que también perfecciona un acto o da validez a un documento, cuando es aprobación o visto bueno.
    En los duelos o desafíos, la aceptación indica la admisión del reto v la de las normas tradicionales.
    En la«? letras y libranzas, la aceptación es la obligación escrita de comprometerse a pagarlas a su vencimiento, (v. CONSENTIMIENTO, CONTRATO, DESAFÍO, FORMALISMO, LETRA DE CAMBIO, NEGACIÓN, OFERTA, OPOSICIÓN, PROMESA, RETRACTACIÓN, SILENCIO)

    Más Definiciones del Diccionario Derecho General


    Inicio >> Diccionario de derecho >> Palabras con la Letra a >> Más Definiciones del Diccionario Derecho General >> aceptación
¿Mejoramos la definición?
Puntos: 0 (0 votos)





[*] Responsabilidad civil de los motores de búsqueda de Internet
[*] Jurisprudencia en Fallos judiciales

Tendencias:


  1. guachapa
  2. conciliacion
  3. 1722
  4. 2356
  5. codigo civil y comercial argentino
  6. buachapa
  7. que ventaja tiene recurrir a las auto...
  8. erotica
  9. impune
  10. inteligencia
  11. metoorotogico
  12. 2154
  13. derechos de libertad
  14. iu positivista
  15. wachapa
  16. 3157
  17. clan
  18. compraventa obligaciones
  19. domicilio especial
  20. desemplel

Diccionario online Español

Búsqueda por letra: A  -  B  -  C  -  D  -  E  -  F  -  G  -  H  -  I  -  J  -  K  -  L  -  M  -  N  -  O  -  P  -  Q  -  R  -  S  -  T  -  U  -  V  -  W  -  X  -  Y  -  Z

Búsqueda por Categoria:
  • Enciclopedia Escolar
  • Diccionario de Pedagogía
  • Diccionario de Educacion Especial
  • Diccionario de Gramática
  • Diccionario de Fonética
  • Diccionario de Tecnología
  • Diccionario de Computación
  • Diccionario de Linguística
  • Diccionario de Biografias
  • Buscar en el sitio:

    Síguenos en ...